miércoles, 12 de septiembre de 2018

Steven Erikson en la Comic Con de Portugal

El pasado fin de semana Steven Erikson estuvo en Lisboa, asistiendo a la Comic Con de Portugal. El acto principal de dicha visita tuvo lugar el sábado 8 de septiembre, cuando al autor de Malaz el Libro de los Caídos concedió una entrevista en directo y respondió a las preguntas de los asistentes al acto. Gracias a uno de los lectores portugueses que estuvo allí y tomó notas de todo lo que se dijo, ahora podemos tener un resumen de las principales declaraciones de Erikson. 
Hay que tener en cuenta que el propio informante advierte que tomó las notas sobre la marcha y por tanto todas las declaraciones hay que cogerlas con pinzas. Pero lo cierto es que varias declaraciones se la hemos leído antes a Erikson, así que podemos estar lo suficientemente seguros de que la transcripción en general es lo bastante fiable para traducirla.
Os dejo lo más interesante del acto de Erikson en Lisboa (sin spoilers, por cierto).

Ben el rápido, por Kremena Chipilova.

Como ya ha comentado en otras ocasiones, Erikson desveló que la estructura de Los jardines de la Luna fue un calco deliberado de la de Dune de Frank Herbert, ya que era el libro que estaba leyendo en ese momento. (De hecho, los epígrafes de inicio de cada capitulo son uno de los guiños evidentes). En particular, lo que más le gustó a Erikso fue el concepto de empezar 'in media res'.

Erikson aseguró que el nivel actual de los efectos CGI del cine es lo suficientemente bueno para Malaz. Sin embargo, no especificó qué tipo de presupuesto necesitaría tener para realizar una adaptación a la altura.

El autor canadiense también profundizó en su estilo de escritura elíptica (así la definió): al comienzo de cada capítulo, siempre escoge algo que sirva de campana (una emoción, un gesto, una idea o algo en el mismo nivel de sutileza). Luego, su trabajo consiste en recuperar ese elemento al final del capítulo para cerrarlo, formando así un ciclo dentro de cada capítulo y, según sus propias palabras, "hacer sonar la campana nuevamente". Afirma que escribir capítulo a capítulo en lugar de libro a libro es lo que le ayuda a mantenerse en marcha, y dijo que nunca se sintió intimidado por estar en la página 4 o 5 de lo que percibió que sería un libro de 1000 páginas. También describió sus libros como los "relatos cortos más largos del mundo" (algo que también ha mencionado en una reciente entrevista en Francia).


Durante el acto Erikson volvió a referirse al fallido acuerdo para adaptar Malaz en televisión (del que os hablé en el blog). Originalmente, los problemas comenzaron debido al retraso con el efectivo y finalmente fracasaron debido a eso, ya que todos los demás escollos del contrato estaban resueltos. También mencionó que gracias a ello "esquivaron una bala" debido al posterior hundimiento de Harvey Weinstein, lo que habría acabado en la subasta de los derechos de Malaz., sin que Erikson o Ian C. Esslemont pudieran evitarlo. Eso habría sido significativamente dañino para sus intereses, ya que les habría dejado sin mucho control de la situación o si no eliminando directamente cualquier influencia que pudieran tener sobre el futuro proyecto de la serie.



Cuando conoció a Ian C. Esslemont, Erikson no sabía nada de juegos de rol. Fue Ian quien se los dio a conocer, y su primera sesión fue terrible ya que Erikson reconoció que quedó atrapado en la cima de un árbol.

En cuanto a los consejos de redacción, reiteró los dos consejos que ha estado dando desde siempre: termina lo que empieces; y haz girar un lápiz y una hoja RPG con otras personas para desarrollar y solidificar tu ambientación. 

Cuando se le preguntó si cree que la fantasía ahora es mayoritaria, se mostró completamente de acuerdo. Cree que las ideas para hacer una película de Malaz (o una película de fantasía en general) a principios de los 90 estaban muy adelantadas a su tiempo, y que fue la adaptación de El Señor de los Anillos de Peter Jackson la que demostró que la gente quería fantasía en los cines, mientras que Juego de tronos ha demostrado que también es posible hacerlo en la pantalla chica. Erikson considera que hoy en día la mentalidad y el interés en tales temas es la óptima.

Una de las cartas de rechazo de Los jardines de la Luna provino de la prestigiosa editorial Tor, que consideró que el libro era demasiado complicado para que los lectores estadounidenses lo entendieran (Erikson ha hablado antes de este mismo tema, aquí). Algunos años más tarde, después de que algunos libros de Malaz fueron publicados por Transworld en el Reino Unido, Tor preguntó de nuevo si estaba interesado en publicar los libros en Estados Unidos. Obviamente estuvo de acuerdo, y Estados Unidos terminó siendo el país en el que Malaz ha vendido la mayor cantidad de copias.

Cuando se le preguntó a Erikson cuál era el mayor desafío de la literatura fantástica hoy en día, mencionó los peligros del bloqueo del escritor: que los lectores se muestren escépticos de comprar trilogías o sagas inacabadas por lo quemados que están por otros autores que no terminan sus sagas. Mencionó a George R. R. Martin, Patrick Rothfuss y Scott Lynch como ejemplos claros de eso. Dijo que nunca querría estar en sus zapatos, y aseguró que si él estuviera en los zapatos de Martin (cuando Juego de tronos ya ha superado el material original escrito) no sería capaz de reunir la fuerzas suficientes para terminar la saga.


Cuando alguien le preguntó si el Libro de los Caídos era anti teológico, Erikson dijo que no era así. Describió el sistema de creencias utilizado en la saga de una manera muy simple: los dioses en realidad no quieren adoradores, ya que eso los acerca más al reino de los mortales y los hace vulnerables. Sin embargo, un dios que lucha por el aislamiento y la no interferencia comienza a desvanecerse en la oscuridad, lo que en sí mismo significa que está perdiendo poder gradualmente. El sutil equilibrio entre estas dos ideas es lo que fue interesante explorar. Además, mencionó que veía los mundos mortal e inmortal como en un constante intercambio de influencia debido a las mismas razones mencionadas anteriormente. Señaló la última escena de Las puertas de la Casa de la Muerte como la sugerencia de algo especial relacionado con estas nociones, pero el asistente no llegó a entender la frase del todo y parece que el propio Erikson solo la mencionó sin aclararlo del todo.

El sistema mágico usado en Malaz tenía la intención de invocar una cierta sensación de impotencia similar a la que causó la Guerra de Vietnam, en la que las armas de destrucción masiva como el napalm o el agente naranja marcaron las escaramuzas. La intención era hacer que los simples soldados solo tuvieran la opción de agachar la cabeza todo el tiempo y dejaran que la magia corrierra desenfrenada por el cielo.

Cuando un miembro del público le preguntó sobre la muerte de algunos personajes importantes de la saga, Erikson dijo que su intención era que quedara claro que no había nadie que fuera invulnerable. Quería que el lector siempre sintiera que lo que estaba en juego era real y que nunca diera nada por hecho. En cuanto a los personajes que eligió para matar, aseguró que generalmente lo hizo más por razones argumentales que buscando un simple shock en el lector.

Volvió a contar la historia de como perdió las primeras 300 páginas del manuscrito original de Memorias de hielo (como en esta entrevista) y como tuvo que abandonarlo para empezar a escribir Las puertas de la Casa de la Muerte. Sin embargo considera que los primeros tres libros se complementan bastante bien entre sí, y dice que el cambio no afectó en nada a la historia que surgió después de Memorias de hielo.



Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...