lunes, 1 de junio de 2020

Steven Erikson responde dudas sobre La Casa de Cadenas (1)

Las relecturas de la saga Malaz el Libro de los Caídos organizadas por la web Tor permitieron que los seguidores del mundo malazano pudieran interactuar directamente con el propio Steven Erikson.
Hoy nos toca continuar con estas interesantes charlas, en las que se plantean dudas y preguntas muy variadas al escritor canadiense. con la dedicada a la cuarta novela del Libro de los Caídos. Ya os adelanto que la "charla digital" que siguió a la relectura de La Casa de Cadenas, realizada durante noviembre 2011, nos deja unas de las más extensas y jugosas. Hasta el punto que dio lugar a que Steven Erikson se explayara durante más de 6.000 palabras, por lo que en esta ocasión tuvo que dividirse en dos entregas. Hoy podéis disfrutar de la traducción de la primera parte de esta conversación dedicada a La Casa de Cadenas, ¡sed testigos!

[Os recuerdo que en el blog podéis leer las traducciones de las charlas con los lectores que siguieron a las relecturas de los libros anteriores en los siguientes enlaces: Los jardines de la Luna, Las puertas de la Casa de la Muerte y Memorias de hielo].


El Libro 1 de La Casa de Cadenas marca una especie de cambio de estilo en el sentido de que tenemos la historia de Karsa y solo la historia de Karsa durante mucho tiempo. ¿Fue solo el resultado de la necesidad de poner al día a su personaje con el resto de la historia o una decisión consciente para que el lector desarrollara una postura sobre Karsa?
He mencionado varias veces en entrevistas anteriores las razones por las que elegí un solo punto de vista para abrir La Casa de Cadenas, una de ellas fue un crítico que se preguntaba si sabía cómo mantenerme con un solo punto de vista, lo que me molestó. Pero aparte de eso, creo que ya había planeado una ruptura estructural con las tres novelas anteriores. Quería explorar una versión más realista de la figura del 'bárbaro' que la que se encuentra en muchas obras de fantasía, y me di cuenta con bastante rapidez de que tenía mucho con qué trabajar, lo que justificaba mantener el punto de vista de Karsa y, lo que es más importante, su visión del mundo limitada y truncada. Además, quería jugar con la noción de relativismo cultural, que era y sigue siendo un argumento dominante entre los antropólogos y otros estudiosos; lo que en realidad significa tomar la posición de que lo que existe en cualquier cultura, como práctica o comportamiento tradicional, no puede juzgarse desde fuera de esa cultura. Siempre he tenido un problema con eso, ya que busca imponer una noción de amoralidad al comportamiento humano, y esa amoralidad no solo es intrínsecamente ofensiva (para mí), también es indefendible dada la mutilación, la opresión y la crueldad que pueden existir en cualquier cultura Retroceder y defender el desapego científico es reprensible. De todos modos, me preguntaba: ¿hasta dónde puedo llevar esto, a través de la noción de cazar y matar "niños" y del elemento culturalmente "aceptable" de la violación como recompensa en las luchas de los teblor? Mientras que el primero depende de un "malentendido" del lector (de ahí la lección de entender mal la terminología específica de la cultura), el segundo es uno de esos actos que cruza todas las barreras, y tenía la intención de hacer retroceder al lector.
Existen riesgos obvios para tal exploración, ya que avanza alegremente hacia situaciones incómodas (parpadea inocentemente). Tuve la sensación de que no podría avanzar mucho más, por eso ese punto de vista dura solo el primer tercio de la novela. En algún momento, el universo exterior "conocido" (conocido por los lectores, más o menos) debe incidir en esa pintoresca cosmovisión del teblor, y esa imposición comenzó en el momento en que los incursores llegaron a la ciudad. Sin embargo, se deduce que los incursores y Karsa en particular resistirán esa imposición, incluso si los mata. Pero para Karsa no, y con el tiempo, comienza a aprender. Ese es su viaje. Curiosamente, supongo que el viaje del lector es todo lo contrario, ya que la sección de apertura lleva a uno a una visión del mundo muy truncada, limitada y ocasionalmente espantosa, que en realidad es como colocar cadenas sobre la sensibilidad del lector, uniéndolo a Karsa y su aventuras.
Fue algo interesante de hacer, y recuerdo mi deleite por la restricción que el punto de vista de Karsa me impuso como escritor. Todavía creo que parte de los diálogos entre los incursores es lo mejor que he hecho, y como ejemplo de un punto de vista cerrado y casi perfecto, para mí sigue siendo uno de los que estoy más orgulloso.
Si los lectores querían ducharse después de algunas escenas, salir a fumar o tomar unos whiskys, lo entiendo. Honestamente. Nunca dije que fuera agradable.



La gente que ha leído la saga completa parece estar de acuerdo en que la historia realmente comienza en La Casa de Cadenas y que los 3 libros anteriores sientan las bases para el lanzamiento de ese arco. ¿Estarías de acuerdo con eso o somos los lectores que le estamos dando a Los jardines de la Luna, Las puertas de la Casa de la Muerte y Memorias de hielo demasiado poco atención por ahí?
No estoy seguro. Los primeros tres libros son una especie de circuito cerrado, ¿no? Esa fue la intención y la razón de la escena final en Memorias de hielo que nos lleva de regreso al comienzo de Las puertas de la Casa de la Muerte. Pero obviamente, tenía más libros por escribir para esta saga, así que necesitaba levantarme, desempolvarme y reanudar la historia. No me parece que tenga mucho sentido que las tres primeras novelas tengan poca importancia. A menudo parecen ocupar un lugar destacado en las listas de favoritos. Pero incluso dentro de esos libros, había preparado plataformas de lanzamiento, y lo que me decidió a iniciar La Casa de Cadenas fue Karsa, a quien conocemos por primera vez en Las puertas de la Casa de la Muerte, aunque no lo sabemos en ese momento. ¿Con qué frecuencia aparecen los personajes en el escenario literario, llenan una escena con su presencia y, sin embargo, no revelan de dónde vienen o incluso mucho de quiénes son (y qué eran)? La primera aparición de Karsa fue así, pero yo ya lo conocía bien, ya que había dirigido una campaña de rol en solitario con un amigo (Mark Paxton-MacRae) que interpretó a Karsa (esa campaña le dio a Mark la misma experiencia de consternación e inquietud que los lectores obtuvieron posteriormente, ya que tampoco le expliqué la verdad detrás de los 'niños'; de hecho, ni siquiera se dio cuenta de que era un gigante que vería a todos los humanos adultos como niños. No hace falta decir que arrastré a Mark a través del infierno, y ahora era el momento de hacer lo mismo con unos pocos miles de lectores).
Estructuralmente, establece un salto brusco, pero de muchas maneras todas las novelas que siguieron también crearon cortes estructurales de una forma u otra, por lo que necesitaba establecer el precedente lo antes posible.

El Silanda, por J. K Drummond.

¿Crear la historia de fondo del 'Silanda' en varias capas te divirtió tanto como a nosotros los lectores? ¿Siempre estuvo planificado que fuera Karsa quién subiera y lo abandonara? [Ojo la respuesta contiene SPOILERS de La tempestad del segador]
Sí, habíamos jugado ese encuentro. Según recuerdo, me sorprendió cuando Mark anunció que Karsa estaba arrojando su lanza al pecho de Binadas. Sospecho que Mark estaba actuando llevado por una inmensa frustración, ya que el mundo se seguía cagando sobre Karsa a lo grande. ¡Probablemente ya había tenido suficiente! Pero disfruté siendo fiel a esa secuencia de las partidas de rol, y la puse allí para que misteriosamente pasara por unos cuantos libros.


¿Por qué elegiste hacer a Bidithal tan implacablemente malvado?
Porque había establecido la falacia del relativismo cultural en todo el Libro Uno. Ahora, con Bidithal, me volví específico e implacable sobre el horror de las actitudes permisivas hacia ciertas prácticas culturales. Luego, para cerrar correctamente ese ciclo, dejé que Karsa concluyera las cosas. Sucintamente.


Una buena parte de sus libros muestran el crecimiento y el desarrollo durante un tiempo considerable de una variedad de personajes (dioses, ascendientes, magos, soldados y personas normales). ¿Crees que las personas en la vida real (nuestro mundo) son capaces de tal desarrollo? ¿Todavía es posible que alguien que no haya nacido de buena cuna se convierta en un Karsa (metafóricamente hablando)?
Hmm, ya que actualmente estoy en una disputa familiar con un suegro sobre su uso de la palabra 'esquimal' para describir a los inuit, basándose en el argumento de que es la que usan los ingleses, me has pillado en un punto bajo acerca de mi fe en la capacidad de las personas para aceptar la iluminación (se trata de salvar la cara, ¿no es así? Aún así, imagínese tratando de defender el derecho de insultar a alguien con un término despectivo...). Pero en general, sí, creo que las personas son capaces de transformarse. Mi creencia tampoco era pasiva, ya que es por eso que escribí la saga de Malaz. Trata del cambio y el crecimiento, pero también reconoce los precios pagados, tanto a nivel personal como cultural. Y a través del proceso de escribir la saga, ¿sabe qué?, sorpresa, yo también cambié.


¿Podrías chocar los cinco con Richard Morgan la próxima vez que lo veas? El gélido mando es espectacular.
Intentaré recordarlo, pero puede pasar un tiempo ya que creo que acaba de mudarse a España.


Sobre el capítulo 25 hemos tenido una larga discusión sobre si el 'objeto' que Lostara Yil encontró y le dio a Cotillion era el mismo que la bellota que se dejó caer sobre la cabeza de Kalam, y que utilizó a su vez para llamar a Ben el Rápido cuando la necesidad era extrema.
Ouch. No tengo el libro a mano. Pero me parece recordar que hay dos posibilidades aquí. Bellotas y diamantes. ¿Está bien?

La consejera Tavore, por Sam Burley.

Una pregunta sobre las hermanas Paran.  En Las puertas de la Casa de la Muerte desde el prólogo aprendemos a despreciar a Tavore (¡¿quién enviaría a su propia hermana a las minas para asegurarle a su nueva jefa que es leal?!). Pero es muy difícil simpatizar con Felisin porque se vuelve tan amargada debido a su ordalía. En La Casa de Cadenas, empezamos a conocer de verdad a Tavore, aunque no por su punto de vista. La imagen que tenemos ahora no es de una mujer tan cruel como pensábamos antes, aunque todavía no sabemos por qué está haciendo las cosas que está haciendo. Y con Felisin cambiando dentro y fuera de la influencia de la Diosa del Torbellino, se vuelve más fácil sentirla una vez más. Al final se vuelven a encontrar, con un resultado muy trágico. ¿Planeas el desarrollo de los personajes y resultados como estos con mucha anticipación (en este caso, 2 libros antes) o se desarrollan más "sobre la marcha"?

Si has leído toda la saga, sabrás la conclusión de este camino en particular. Estos se planificaron con mucha antelación. Tavore siempre fue central, pero una cuyo punto de vista nunca obtendríamos. La cuestión de la simpatía es fundamental para el compromiso de los lectores con ambos personajes, y ambos estaban destinados a ser desafiantes. Resulta demasiado fácil que gusten las personas agradables, y esto me resulta irritantemente común en la ficción fantástica. Bueno, en la mayoría de la ficción. En las películas también, aunque tienden a correr más riesgos con eso... pero no, en realidad no. Lo que es alarmante, de hecho, es cómo en las películas muchos héroes demuestran ser tan sociópatas como los malos, y somos invitados a quedarnos con ellos, a su lado, sonriendo como tontos a toda la sangre y los cadáveres... así que, tacha ese comentario sobre las películas. También es demasiado fácil, y además peligroso, que te gusten las personas fuertes, pero mucha de la ficción fantástica también invita a eso.
En una saga que trata sobre la compasión, la simpatía es una fuerza importante, y es sorprendente lo lejos que se puede estirar y cómo de rápido puede romperse de repente. ¿Cómo la recuperas? Ese es el desafío, y ese fue mi desafío con Felisin, aunque, para ser honesto, nunca fui tan antipático con ella como la mayoría de los lectores. Se defendió a si misma a todos los niveles, lo mejor que pudo, y como suele ser el caso, algunas personas usarán la agresión como mejor defensa, incluida la agresión verbal. Pero ella también estaba perdida. Seriamente perdida. Perdida en formas que la mayoría de nosotros nunca hemos conocido. De todos modos, necesitaba traerla de vuelta con el lector, para hacer que esa conclusión fuera emocional (pero no emocionalmente simplista: quería el empuje y el tirón de los sentimientos en el lector, siguiendo esa escena final con ella: quería la tristeza mezclada con la confusión y la inquietud. Necesitaba todo eso para dar sentido a la decisión de Perla y al silencio de Lostara).


¿Se reunirán de nuevo Torvald Nom y Karsa? Su relación y su desarrollo a través de La Casa de Cadenas fue una delicia, y le doy crédito a Torvald por enseñarle un poco de humildad a Karsa. Creo que sería una pena que nunca se volvieran a encontrar.
Estoy seguro de que se encontrarán de nuevo, si no en la próxima novela de Cam [Orbe, Cetro, Trono], entonces en la trilogía de Karsa.

El encuentro de Torlvad Nom y Karsa Orlong, por Marc Simmonetti.

Elaboraré un poco más sobre la pregunta anterior sobre esa escena donde Lostara recogió un artículo y luego se lo dio a Cotillion. ¿Dejaste deliberadamente el conocimiento de qué era exactamente ese ítem tan abierto a la interpretación del lector o, de hecho, sentiste que era tan obvio que hablar de él habría sido redundante?
No lo se. Espera hasta que obtenga más información al respecto. Por costumbre, en ocasiones dejo las cosas abiertas a la interpretación (no, ¿en serio?). Si alguien me puede dar números de página para, por ejemplo, la edición de bolsillo del Reino Unido o la versión de gran formato de TOR o el libro de bolsillo de TOR (muchos de mis libros están almacenados; pero puedo acceder a los mencionados aquí), puedo echar un vistazo, rascar mi cabeza, pensar un momento y luego decir algo.


Este "ítem" fue uno de los temas más discutidos en nuestra relectura de La Casa de Cadenas. Con todas las grandes cosas que pasan, ¿preveías que este sería un tema que se debatiría con tanta profundidad?
Uhm, no.


En una nota más personal, quería decir que me encantó el hecho de que llevases al 14º ejército al norte a lo largo del camino de Coltaine, lo que nos permitió reconectar con Coltaine y su 7º ejército. Tavore y Nok podrían haber desembarcado el 14º mucho más cerca de Raraku y no tener que recorrer esa larga marcha, pero su elección de marchar desde Aren fue excelente, en mi humilde opinión. Qué gran manera de mantener viva la emoción creada Las puertas de la Casa de la Muerte dentro de los arcos más grandes de la historia.
Como dices, la razón era mantener vivos los eventos de Las puertas de la Casa de la Muerte en la mente del lector, sacar un hilo de ese ciclo que parecía cerrarse sin problemas con el final de Memorias de hielo. Pero también, quería tocar el efecto que tales eventos masivos pueden tener en las poblaciones indígenas, y así exploré algo de la mitologización en curso entre los habitantes locales, todo lo cual podría conducir al surgimiento de un culto en algún momento del futuro. Los eventos se absorben, se transforman. Simbólicamente, también era importante volver sobre esa ruta, e incluso si a Tavore se le hubiera dado la opción de hacer un viaje por mar, ella lo habría rechazado. Ella entendió bien el impacto psicológico de dar esos pasos en ese camino tan trillado, tanto para las poblaciones locales como para sus propios soldados. Siempre tuvo una conciencia sobrenatural del valor de los viajes largos, difíciles.


¿Por qué Karsa pudo matar tan fácilmente a los Mastines de Oscuridad? ¿Es esto algo exclusivo de Karsa, o está relacionado sobre cómo ha cambiado el mundo, y que lo que una vez era la élite ahora no lo es tanto?
¿Algo exclusivo de Karsa? El hombre es implacable y demasiado obstinado para aceptar la derrota. Probablemente no sea tan único como debería ser. Pero sí, él es inusual. Dicho eso, no fue una pelea fácil, ¿verdad? Pero él es duro como la piedra. Estoy seguro de que el pobre deragoth se preguntaba las mismas cosas que te preguntas tú, incluso cuando estaban siendo desguazado por este maníaco que simplemente no moría.


Mi segunda pregunta es sobre la naturaleza de los "demonios": ¿son los "demonios" simplemente criaturas de otra senda? (es decir, a ojos del que los ve), ¿o hay algo más?
Depende de quién hable. Las personas con conocimientos reconocerán a esos demonios como provenientes de la senda demoníaca, Aral Gamelain (al menos, creo que esa es la única), y así los nombrarán. Otros verán que cualquier criatura que no pertenezca a este mundo es demoníaca.



Sobre el trabajo de "albañilería" narrativa, la elección de términos y palabras concretas en la escritura de las novelas (p. ej. el término 'cadenas' que tiene tanto peso en este libro).  ¿Alguna vez vuelves atrás, ya sea mientras escribes o una vez que el libro está completo, e intentas averiguar si hay demasiado de algo o demasiado poco? O, por el contrario, ¿alguna vez crees que necesitas reincidir en imágenes temáticas o de presagio?
Eso es principalmente una cuestión técnica, y se aborda en múltiples ocasiones, comenzando con la composición original del texto, y luego en mi relectura al día siguiente; y más adelante con los comentarios del editor, y luego los de los lectores beta. Sobre todo, uno tiene que confiar en una sensación de equilibrio. Con respecto al uso de la palabra/imagen "cadenas", todo depende del gusto y del sentido individual en la lectura del texto. ¿Alguna vez te has topado con una palabra que te molesta por alguna razón, y luego comienzas a encontrarla en todas partes? Algo así.
Obviamente, se puede hacer que algunas palabras o imágenes funcionen a múltiples niveles, de modo que cada vez que reaparezcan agreguen a su función y significado: establecen una resonancia. Toda esta novela trata sobre las cárceles: las cárceles de la ignorancia, las cárceles del miedo, las cárceles del tiempo y el destino. Toda la historia arrastra cadenas y el lector también está encadenado (con suerte) y arrastrado a lo largo de ella. Estructuralmente, eso es lo que hacen las tragedias: crean algo inexorable e ineludible. Al mismo tiempo, es interesante explorar su opuesto, el de la libertad, y todos los bordes que presenta (incluida la 'libertad' de Bidithal para cometer carnicerías, frente a la 'libertad' de la víctima de ser dejada sola), y luego se puede extender eso a las cadenas culturales y las libertades culturales, todo en un entorno donde la libertad era la fuente de una guerra, que a su vez invitaba a una represión atroz y al fin de la libertad "civil". Ahora crea una cadena con un ejército en la marcha y arrástralo a través del polvo de medio continente.
¿Me excedí? Quién sabe. El consenso original después de la publicación del libro fue bastante negativo. A nadie le gustó el final, la ausencia de una gran batalla, etc... Probablemente sea seguro para mí presumir que los lectores se molestaron por las cadenas de esta historia, que los unieron a una secuencia de eventos que no querían. Curiosamente, a medida que comenzaron las relecturas, muchos lectores cambiaron de opinión sobre esta novela. Y ahora que el décimo libro está terminado, uno finalmente puede ver el conclusión de un ciclo que bien podría haber parecido ya cerrado, pero no lo estaba. Algunas cadenas son más difíciles de ver que otras...


A un nivel emocional, sabiendo lo que sabes mientras escribes escenas con Felisin, por ejemplo, especialmente hacia el final (en nuestro resumen del capítulo 26 enumeré un montón de frases muy conmovedoras para mí), ¿estás en modo neutral como autor, calculando fríamente? ¿O esas frases te duelen tanto al escribirlas como a nosotros al leerlas?
Si no siento ninguna emoción escribiendo tales escenas, ¿qué posibilidades hay de que lo hagas? Si no hago ese viaje emocional, ¿cómo me atrevo a esperar que lo hagáis vosotros? Tengo que sentir lo que estoy escribiendo, hasta el corazón. Estoy solo un paso por delante de todos vosotros, pero te aseguro que sigo esos pasos, deseando con todo mi corazón que todavía me sigáis, aún allí, aún conmigo.


En el relectura he señalado que, a pesar de toda la reputación que estos libros tienen por ser opacos o demasiado difíciles, me parece que lo que pudo haber parecido así al principio, a menudo (no siempre) se explica en breve de manera mucho más clara desde otro punto de vista, o por un personaje que sabe más. ¿Lo ves así? ¿Es esto a propósito?
No, para mí ha estado claro como el fango desde el principio. Muy bien, estaba siendo un poco bromista. Palabra por palabra, frase por frase, todo está claro para mí. La dificultad, creo, radica en el tema en cuestión: un mundo complicado lleno de gente complicada llena de pensamientos y sentimientos complicados; y sobre todo ello y revolviéndose por debajo, está el mismo acto de vivir en el que todos estamos involucrados, y eso es increíblemente complicado. Una historia invita al escritor y al lector a una especie de facilidad superficial: queremos deslizarnos, gratamente entretenidos, perdidos en el sueño ficticio. Esta es, en esencia, la forma tradicional de ficción y no la estoy ignorando con esa descripción. Cosas densas pueden surgir de eso; los temas difíciles y los temas desafiantes pueden prosperar de esa forma (Moby Dick, ¿para alguien? No, nunca más para mí tampoco). La forma posmoderna, sin embargo, abre otras posibilidades. Al desafío clásico (entre los instructores del taller de escritura) de "¿de quién es la historia?", ahora podemos responder: "tuya". Esa respuesta puede dejar a un lector sorprendido, sin asidero. Pero lo que puede hacer es invitar a ese lector a una relación diferente con la historia dada. Tu viaje, su viaje, mi viaje: aquí en este libro, entre estas páginas, todo está entrelazado. De acuerdo, tal vez no lo haya pedido, y tal vez ni siquiera lo quiera, pero de todos modos es suyo.
Ese es un tipo diferente de "dificultad", y con la que luché durante cerca de tres millones de palabras. Nunca seré yo quien diga que lo logré, o si no lo hice: ese juicio no es para mí. Todavía estoy atrapado en ese lodo de la incertidumbre, esta complejidad empalagosa y, ocasionalmente, desesperada ambivalencia. Oh bueno, eso es vivir.

Karsa Orlong, por Sam Burley.

Tengo una pregunta persistente sobre La Casa de Cadenas, sobre un frase de casi el mismo final: "Así es como, en la cadencia de nuestra voz, cumplimos la mayor necesidad de la naturaleza. Al enfrentarnos a la naturaleza, somos el equilibrio. El equilibrio eterno que da respuesta al caos."
La primera vez que lo leí pensé que la humanidad era vista como "ajena" a la naturaleza, en lugar de ser parte de su sistema como se cree universalmente hoy. En esa ecuación, la "humanidad" era una fuerza externa, opuesta a la naturaleza misma. La naturaleza también es un caos, entendiendo caos como la falta de "significado", patrones no reconocidos (no escritos), y la humanidad como el "actor" que dibuja/escribe un sentido, esculpiéndolo en una naturaleza sin sentido. Somos el observador que, a través del acto de observación, escribe y determina un camino. Sea lo que sea que sea la naturaleza también es un caos, porque ni siquiera podemos conocer sus profundidades.
Bueno, ahora podemos creer universalmente que somos parte del sistema de la naturaleza, pero realmente no lo creemos en absoluto. Mantenemos esa desconexión cartesiana y se confirma en prácticamente todo lo que le hacemos a este planeta y entre nosotros. Ah, y la naturaleza no es caótica en lo más mínimo: es un sistema de controles y equilibrios, todo basado en la continuación de un entorno viable en el que desarrollarse. Incluso la naturaleza inanimada sigue reglas de comportamiento bien establecidas, incluso cuando eso solo puede comprenderse a una vasta escala geológica. De todos modos, no compro eso de que la naturaleza es igual al Caos. Lo que significa es un intento, por parte de una mente sensible, de dar sentido a nuestra propia ignorancia: es esta ignorancia la que hace que la naturaleza parezca caótica e inexplicable. Pero esta búsqueda de significado es en sí misma un ordenamiento de las cosas, incluso cuando ese orden se basa en la superstición, lo que hace que ese "significado" no sea tanto un factor para corregir la naturaleza, sino más un factor para aliviar nuestra disonancia sobre lo que no entendemos (o no entenderemos, porque es más conveniente no hacer nada cuando hacer algo es difícil y desagradable). Aún así, no hay nada malo en el esfuerzo en sí mismo: necesitamos un significado tanto como necesitamos el agua y el oxígeno, y, en extremo, puede ofrecernos la ilusión de paz... siempre que la naturaleza no retroceda y nos arranque la cabeza.


¿Cómo ve esta aparente contradicción entre la humanidad como algo "externo" a la naturaleza  y que también está enjaulada y (obviamente) sujeta a sus caprichos? Como la saga de Malaz trata sobre el acto de escribir que he explicado anteriormente, tanto como sobre la mofa del egocentrismo, del sentido de superioridad y de certeza que todos tenemos.
Sí, veo esta contradicción. Es nuestro diálogo continuo con la existencia. Pero eso es todo lo que puedo hacer: verlo. No tengo respuestas, no tengo soluciones. Si en las palabras buscamos cadencia y a partir de la cadencia podemos, de alguna manera, imitar los ciclos de la naturaleza, entonces nos acercamos a algún tipo de realidad. Pero, ¿cómo sabemos cuándo llegamos allí? Por lo que puedo decir, no lo hacemos. Porque no podemos separarnos de la narrativa que imponemos, excepto con el silencio, y el silencio no es mi negocio.


En La Casa de Cadenas nos encontramos con Calma atrapada debajo de una roca. También hemos visto a jaghuts encarcelados de esta manera. También están las múltiples criaturas encarceladas por los Azath. En la historia, la razón dada es que el hecho de encarcelarlos cuesta menos que matarlos directamente. Mi pregunta es si el coste es realmente su muerte o las repercusiones que podrían causar en ese momento. En otras palabras, ¿es que es tan difícil matarlos o en cambio restringir su poder es la solución preferida?
Todos son cautelosos en el mundo de Malaz. Nunca se sabe cuándo sería conveniente desatar un pequeño caos enterrado durante mucho tiempo, aunque solo sea para hacer huida limpia en las nubes de polvo y humo. De todos modos, probablemente sea un poco de ambos, pero una respuesta más directa tendrá que esperar a la próxima trilogía [Trilogía de Kharkanas], ya que trato sobre el precio de matar a seres poderosos.


A lo largo de todo el libro Nada y Menos están tan profundamente enterrados en su dolor por la pérdida de Coltaine y todos los demás wickanos (y, creo, también del 7º) que son básicamente ineficaces como magos para Tavore. Es solo al final del libro, después de la noche en que los fantasmas de Raraku se levantan, que se dan cuenta de que las almas de los muertos fueron recogidas durante la marcha hacia el norte. Lo más importante, creo, es que se dan cuenta de que estaban tan enterrados en su dolor que ellos (los dos magos wickanos vivos más poderosos) ni siquiera notaron lo que estaba sucediendo. Creo que es en este punto que ambos finalmente comienzan a sanar. También sentí que este es el punto de la saga en el que le estás diciendo al lector que ahora es el momento de sanar. Que está bien dejar ir ese dolor. Como si nos estuvieras diciendo, no olvides nunca la Cadena de Perros, pero no te pierdas tanto en nuestro dolor por ese evento. ¿Fue hecho a propósito, o es solo mi "amor de colegiala" por tus habilidades como escritor que te estoy atribuyendo esto?
Elegiré enamoramiento de colegiala en estos días, ya que me hace sentir menos viejo. Creo que nunca le diría a una audiencia "es hora de sanar, amigos", ya que eso sería una presunción por mi parte. Pero a través de Nada y Menos, te invité a seguir adelante. Así es, para mí, cómo los personajes y los lectores pueden caminar paso a paso, si este último así lo elige.


A menudo hay una mentalidad de "nosotros contra ellos" entre los leales a una saga tal y leales a una saga cual. Es algo extraño y muchos autores han sugerido que quizás sagas diferentes presionen botones diferentes y que llevarse bien sería una mejor idea. Eso es lo sensato, pero te pido que lo abandones temporalmente por un momento. Entonces, Steve, ¿con qué saga de libros o con que autor querrías que tus lectores tengan una pelea? La disputa podría ser amigable y competitiva, o un todo vale, como prefieras.
¡Ja! No funcionará, porque una enemistad adecuada requiere que ambas partes estén familiarizadas con el enemigo, y te garantizo que ningún fanático de ningún otro trabajo o saga se molestará en sumergirse y permanecer a lo largo de todo el Libro de los Caídos, especialmente si sus características distintivas son algo que encuentran desagradables, que lo harían, ¿no?


Me preguntaba si había algún plan para convertir sus libros a audiolibros, ya que me encantaría volver a la saga en mi viaje diario al trabajo.
Saco este tema de vez en cuando, pero creo que los editores encuentran la perspectiva demasiado desalentadora. Sin embargo, sería bueno. ¡Sigue pidiéndolo!


Tengo una pregunta sobre un personaje relativamente menor del que me intrigó su historia: Damisk de Perrogris, la espada de alquiler del esclavista Silgar. Mi pregunta es: la mayoría de los personajes, menores o mayores, de la saga tienen sus historias atadas, pero Damisk desaparece de la historia. ¿Por qué le permitiste vivir? ¿Alguna vez te sentiste tentado a traerlo de vuelta de alguna manera?
¿Sabes? No tengo ni idea de quién estás hablando. Suena como un sobreviviente. ¿Podría ser recuperado en algún momento en el futuro? Ahora que lo has sacado a la luz, podría ser...


Me gustaría abordar un tema de la sesión dedicada a Memorias de hielo. Mi pregunta es sobre Zorraplateada. Ha habido cierta incertidumbre en ese libro sobre si Bellurdan era una de las almas que había en ella. Considerando lo que sucede en uno de los libros posteriores (no voy a estropeárselo aquí a los nuevos lectores, pero estoy seguro de que sabes a qué me refiero), ¿Bellurdan es parte de Zorraplateada o es el libro que mencioné una pista que señala hacia algo que le sucedió a ella antes de los eventos en ese libro (que posiblemente descubriremos en una futura entrega)?
En mi opinión, la esencia de Bellurdan siempre jugó un papel en Zorraplateada. La naturaleza de la hechicería de Tellann expulsada por Tool esencialmente bloqueó la Puerta del Embozado para cualquier alma que dejara la carne mortal dentro del alcance de su influencia. Bellurdan fue uno de esos personajes. Pero él es un thel akai, y eso hace que su alma sea una cosa muy poderosa. Para responderte, Zorraplateada consiguió una pequeña parte de él, pero el resto se fue a otro lado...


Se dice que Robert Jordan escribió la última escena de la saga La Rueda del Tiempo casi al mismo tiempo que el primer libro de la serie. ¿Tuviste también un final escrito desde el principio, o llegaste al final siguiendo la corriente mientras escribías libro tras libro?
Tuve mis escenas finales, hasta el punto de tener que esperar lo que pareció una eternidad para que Tavore finalmente cerrara su hilo personal como se estableció en La Casa de Cadenas. No hace falta decir que ese tipo de paciencia casi me volvió loco.

Gracias a todos. Haré una segunda parte sobre esto una vez que reciba sus respuestas.


FUENTE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...