martes, 3 de septiembre de 2019

Reseña: Un mundo helado, de Naomi Novik

SINOPSIS: La familia de Miryem se halla al borde de la pobreza, hasta que ella se hace cargo de la situación y no tarda en ganarse la reputación de ser capaz de convertir la plata en oro. 
Cuando el rey de los staryk, unas criaturas hechas de hielo que amenazan con llevarse el verano para siempre, se entera de tal hazaña le impone una tarea que parece imposible y que hará que Miryem descubra que tiene poderes. Tejerá una telaraña en la que quedarán atrapadas una joven campesina, Wanda, y la desdichada hija de un noble local que pretende casarla con el joven y apuesto zar Mirnatius.
Miryem y sus dos inesperadas aliadas se embarcarán en una desesperada odisea que las llevará hasta los límites del sacrificio, el poder y el amor.


RESEÑA: Naomi Novik, la autora que en 2016 ganó los premios Locus y Nebula con Un cuento oscuro, vuelve a repetir tan exitosa fórmula con su nueva novela donde reinterpreta un cuento clásico de la tradición europea para convirtirlo en el motor de su obra. Con Un mundo helado, obra que surgió en principio como un relato corto y que al expandirse en forma de novela le ha merecido a Novik el premio Locus 2019 a mejor obra de fantasía, se inspira bastante libremente en el célebre cuento de Rumpelstiltskin para trasladarnos hasta un reino de estilo vagamente eslavo donde los gélidos inviernos son los dominios de los misteriosos y letales staryk. Los mortales hacen bien en apartarse de su camino, ya que su único interés es el oro y cruzarse con ellos puede ser una sentencia de muerte.
En una pequeña aldea de este reino vive Miryem, hija única de un poco querido y menos respetado prestamista judío. Sus vecinos acuden a pedir su dinero sabiendo bien que nunca tendrá el valor suficiente para reclamarlo de vuelta junto con sus intereses, aunque ello signifique condenar a su propia familia a la pobreza y el hambre. Cuando su madre enferma gravemente, la joven Miryem no puede soportar más la situación y decide hacerse cargo de los negocios de su padre ya que es la única manera de salvar la vida de la persona que más quiere. Su habilidad para hacer multiplicarse el oro parece algo casi mágico, lo que por desgracia hará que los ojos del más poderoso de los staryk se fijen en ella.
En el mismo poblado malvive Wanda, hija de un empobrecido y borracho campesino que descarga su frustración sobre sus desgraciados hijos. Las deudas paternas la obligarán a acabar trabajando para la familia judía de Miryem, donde descubrirá un inesperado nuevo hogar y donde empezará a plantearse como acabar con el brutal yugo de su padre. La última protagonista de la obra la encontramos en Irina, hija del duque de la región, sin más destino que casarse para cumplir los deseos dinásticos de su ambicioso progenitor. La magia de las staryk se cruzará en su camino para atraer sobre ella la mirada del zar (un joven peligroso que parece ocultar un oscuro secreto).
Con estos tres hilos principales, Novik va hilando una trama que se entrecruza y donde las tres jóvenes chicas luchan por demostrar que nos están dispuestas a dejarse dominar por un mundo que desprecia y arrincona a las mujeres. Miryem, Wanda e Irina tienen extraciones sociales y culturales muy diferentes, pero las tres tienen que sufrir la tiranía que otros imponen sobre ellas. Pero su lucha empieza en ellas mismas, porque el trío de protagonistas se caracteriza por ser profundamente individualistas, personas a las que cuesta confiar en los demás, los que las obligará a abrirse y buscar el apoyo de los que las rodean. Solo juntas serán capaces de salir adelante y lograr sobrevivir en un mundo que hiela corazones y moralidades.
La dosis de magia viene dada por la existencia de los staryk, unos misteriosos seres que parecen tener sus dominios en el corazón del frío invierno, y cuyo único interés parece radicar en acaparar tanto oro como sea posible. Mientras la mayoría de los mortales tratan de evitar su cercanía, la habilidad de Miryem a la hora de reunir riquezas atraerá a uno de ellos, un poderoso y ambicioso ser que no dudará en atraparla en un complejo juego de voluntades y dominio. Arrastrada a un mundo que le es completamente ajeno, la joven chica se verá obligada a demostrar su valía pero también a abrir su mente para comprender a los que, en un principio, son tan diferentes a ella. Y es que en el fondo, los humanos y los staryk mantienen un complejo equilibrio entre mundos, donde lo que unos hacen tiene su oscuro reflejo en el de los otros.
Quizá el principal punto flaco que he encontrado en Un mundo helado sea el desigual desarrollo de los personajes. Mientras que Miryem e Irina mantienen unas tramas de interés equilibrado a lo largo de toda la novela, no se puede decir lo mismo de Wanda, cuya figura va perdiendo gancho conforme se acerca el tramo final de la obra y queda un poco difuminada entre las otras. A ello también se puede añadir que a partir de su ecuador empiezan a incluirse en la historia los puntos de vista de algunos personajes secundarios que no aportan mucho más a la narración y que solo alargan y ralentizan la trama.
En Un mundo helado nos encontramos de cara con un relato que nos muestra la dura realidad de tres chicas jóvenes de muy distintos orígenes en un mundo que las trata con desdén en el mejor de los casos y con una brutalidad despiadada en el peor. Tres historias que, como en un tapiz, acaban entremezclando sus tramas para crear una narración donde sus protagonistas tendrán que madurar para aprender a colaborar, dejar de lado su individualidad y confiar en aquellos que las rodean. Sin grandes alardes épicos o recurriendo a grandiosas batallas, Novik se centra en las pequeñas luchas de la supervivencia diaria y el florecimiento de la personalidad de cada una de sus heroínas. Un viaje de autodescubrimiento, pero también la lucha por sobrevivir de un mundo que sucumbe al frío y el invierno. Las tres heroínas deberán madurar a pasos agigantados para ocupar su lugar en el mundo de los adultos y descubrir que se oculta tras el misterio de los staryk, ya que será la única forma de que consigan salvar su mundo y a las personas que aman de un destino terrible.

VALORACIÓN
FICHA
Un mundo helado
Naomi Novik
Planeta
Traducción de Julio Hermoso Oliveras
Tapa dura, 624 páginas

2 comentarios:

  1. Hola,

    estaba esperando leer alguna reseña porque no acabo de decidirme; me llama mucho la atención y creo que me has aclarado algo las ideas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Poco se habla de que estoy deseando hincarle el diente a esta historia. Una cosa que me ha hecho mucha ilusión es ver que también aparece justo al final el precio del ebook. (Es una totnería, pero bueno)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...