jueves, 1 de febrero de 2018

Malaz: "mundos que conquistar, mundos que compartir"

El universo compartido de Malaz, creado por Steven Erikson e Ian C. Esslemont no tuvo un "parto" literario nada fácil. A esta compleja mezcla de dos sagas escrita por dos jóvenes canadienses le costó encontrar editoriales dispuestas a arriesgar y lanzarse a publicar. No fue hasta 1999 que Steven Erikson logró ver publicada la primera obra ambientada en el mundo malazano. 
Precisamente la semana pasada el propio Erikson nos contaba en su facebook oficial la historia de como escribió y logró publicar la primera novela de su saga del Libro de los Caídos, Los jardines de la Luna (tenéis el texto completo traducido en esta entrada). Hoy continúa esa historia con una nueva entrada en la que explica lo que significó esta publicación para él y para su amigo Ian Esslemont, y cómo la salida de Los jardines de la Luna permitió que las dos sagas (Malaz el Libro de los Caídos y Malaz el Imperio) pudieran ver la luz después de muchos años de trabajo.
Es la historia de una dedicatoria hecha de corazón hacia un amigo de toda la vida.

Dos jóvenes arqueólogos: Ian C. Esslemont y Steven Erikson.

"Estaba sentado en mi escritorio en Toyota Redhill, Reino Unido, cuando recibí la noticia de que Los jardines de la Luna había encontrado un editor. Lo primero que hice fue redactar un correo electrónico a Ian Esslemont. Lo pensé mucho. Podía imaginarlo, si la situación se hubiera invertido: si él acabara de vender El retorno de la Guardia Carmesí, por mucho que me alegrara y estuviera feliz por él, podría sentir una punzada o dos, preguntándome si una puerta se acababa de cerrar para mí y mis aspiraciones de Malaz. Así que quería abordar eso de inmediato, y elegí como asunto del correo electrónico lo que sería una declaración privada cuyo significado captaría de inmediato: '¿Estás conmigo, Dr. Wu?'.
Nuestras partidas de rol siempre estuvieron acompañadas de mucha música, y ambos fuimos fanáticos de Steely Dan. Más concretamente, la versión original de Ian de Kellanved fue sacada del título de esa canción: Dr. Wu. Por último, todo en el título de esa canción transmitía mi opinión sobre lo que era posible. A saber, que ambos, un día, podríamos compartir el mundo de Malaz como novelistas.

Por supuesto, nadie más sabía que existía tal posibilidad. En cualquier caso, para reforzar esa noción, se me ocurrió esta dedicatoria, que debe haber parecido misteriosa para mis editores y para casi todos los demás.

Dedicatoria de Los jardines de la Luna: mundos que conquistar, mundos que compartir.

Mientras esperaba noticias de mi agente, comencé a escribir a mano en el pub Bush una extraña novela llamada Blood Follows. En mi primera convención (después del lanzamiento de Los jardines de la Luna) conocí a Peter Crowther que dirigía PS Publishing y me dio de beber hasta que acepté darle una novela corta, y Blood Follows fue esa novela corta. Pero se me ocurrió que aquí podría haber un camino para Cam (Ian). Todavía no estaba listo con El retorno de la Guardia Carmesí, por lo que escribió una novela llamada La noche de los cuchillos, y esto marcaría su primera incursión en el escenario de Malaz.
No recuerdo mucho de mi reunión con mi editor en la que expliqué la noción de un mundo compartido (que digo: tampoco recuerdo gran parte de mi conversación con ese editor cuando le expliqué que la saga iba a tener diez libros). Pero estoy seguro de que se mostró dubitativo (¡probablemente en las dos ocasiones!). En cualquier caso, La noche de los cuchillos era una pequeña e intensa novela, y aunque nuestros estilos eran diferentes, era claro que esos estilos podían complementarse el uno al otro.
Por lo tanto, en muchos aspectos, doy las gracias a Pete Crowther (qué hombre tan maravilloso, por cierto, y para ser sincero, no necesitaba emborracharme para convencerme) y a PS Publishing por abrir la puerta de la posibilidad. El concepto del mundo compartido no es una idea nueva, obviamente. Hubo algunos precedentes (Thieves World, por ejemplo). Aún así, fue y sigue siendo lo suficientemente inusual como para presentar un poco de riesgo para los editores.
De todos modos, esta es la historia de fondo detrás de esta dedicatoria. Le transmití a Cam que la puerta no se había cerrado. Él tomó la prueba y la abrió de par en par.
Y aquí estamos."



Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

4 comentarios:

  1. Aún no he leído nada de Malaz, pero es que realmente me dan ganas solo de ver lo genial que es el autor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Álvaro! Desde luego Erikson es un tipo especial, no solo tiene una obra fantástica impresionante, sino que se trato a los lectores y sus reflexiones siempre son muy interesantes.
      No se si has leído también la entrevista que pude hacerle, pero seguro que te anima más todavía a acercarte a su obra --> http://caballerodelarbolsonriente.blogspot.com.es/2017/12/steven-erikson-no-hay-nada-para.html

      Eliminar
  2. Hoy me he terminado el último libro de Malaz, The Crippled God. ¿Sabes algún libro que esté a la altura de esta saga?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una palabra: no. Pero tienes más libros del mundo de Malaz: la trilogía de Kharkanas de Steven Erikson funciona como precuela, con la historia ancestral de los tiste andii, edur y liosan. Por ahora hay publicados dos libros, Forge of Darkness y Fall of Light.
      También está la saga paralela de Ian C. Esslemont de Malaz el Imperio, que no se si habrás leído.
      Todos los libros y sagas malazanos los puedes consultar aquí --> https://caballerodelarbolsonriente.blogspot.com.es/2015/09/como-leer-malaz-en-orden.html

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...