jueves, 15 de septiembre de 2022

Reseña: Cuernos, de Joe Hill

SINOPSIS: ¿Qué harías si un día te despertaras convertido en el diablo? La vida de Ig Perrish es un infierno desde que su novia Merrin fuera asesinada un año atrás, en un episodio que tendió sobre él un manto de sospechas que nunca pudo sacudirse. Una mañana, tras una fuerte borrachera, amanece con unos cuernos creciéndole en la frente. Pronto descubre que ejercen un extraño efecto en los demás: les hacen revelarle sus secretos más oscuros. Así, Ig se entera de que todo el pueblo, incluso sus padres, cree que fue él quien mató a Merrin. Y poco a poco, pasado el desconcierto inicial, Ig aprenderá a sacar partido de ser el mismísimo diablo... Una extravagante, original e imaginativa novela donde todo es, aparentemente, inexplicable.


RESEÑA: Todos guardamos nuestros propios secretos, algunos más terribles y vergonzosos que otros, que nunca compartiríamos con nadie. ¿Qué ocurriría si no pudiéramos mantener ocultas esas cosas que no querríamos sacar a la luz nunca? Esta es la llamativa premisa en torno a la que gira Cuernos, la segunda novela de Joe Hill en la que nos pone en la incómoda piel de Ig Perrish. Un joven que desde hace un año vive un verdadero infierno: su novia fue asesinada de forma brutal y aunque no hay nada que lo relacione con el terrible suceso todos en la población de Gideon lo consideran culpable. Desde entonces solo es capaz de soportar la realidad a base de borracheras, perdiendo la conciencia y olvidando su terrible día a día. Todo cambia cuando una mañana de resaca descubre que en su cabeza han surgido dos extrañas y rojizas protuberancias: unos cuernos.
No tardará en ser testigo de la influencia que estos perturbadores cuernos tienen en las personas que lo rodean: estas le cuentan sus secretos y deseos más oscuros, sus opiniones sin ningún tipo de filtro. Al principio, esto solo sirve para aumentar el sufrimiento y el dolor de Ig ya que le desvela los verdaderos pensamientos de sus pocos seres queridos, nada agradables. Pero pronto será consciente del verdadero poder de esta habilidad sobrenatural: podrá descubrir lo que sus personas cercanas y sus conocidos nunca le han contado sobre el terrible crimen de su novia.
Con esta propuesta Cuernos nos mete en una situación tan surrealista como provocadora, que trastoca la realidad de un protagonista hundido en un pozo de apatía y alcohol por la pérdida de la persona que más quería. Perseguido por las miradas acusadoras de sus vecinos y conocidos, Ig Perrish tendrá que hacer frente ahora a todo lo que los demás guardan en su interior y que le confiesan sin ningún tipo de coerción. Una situación que se mueve entre lo desagradable y lo surrealista, que le permite al autor mostrarnos tanto la pésima opinión que sobre Ig tienen los demás habitantes de Gideon como darle un divertido tono de comedia negra a muchas de las escenas y situaciones.
Pero conforme Ig empieza a ser consciente de su nuevo poder, no tardará en ir en busca de las respuestas que necesita para descubrir al criminal que todavía sigue en libertad. Algo que Joe Hill desvela rápido al lector, ya que antes de que Cuernos termine su primer tercio tenemos las pistas que nos señalan a un culpable aparente. No estamos, pues, ante un thriller de misterio (ya que el enigma tiene rápida solución) sino ante una historia de tragedia, horror sobrenatural y venganza, con un protagonista en busca de justicia de ultratumba para un terrible asesinato por el que nadie ha pagado.
En cualquier caso, la intensidad con la que se va desarrollando la historia es bastante desigual. Porque después de un potente, ágil y provocador primer tercio, Hill hace un gran flashback narrativo para presentarnos los antecedentes de la historia compartida por Ig, su novia Merrin, su amigo Lee y su hermano mayor Terry. Así somos testigos de la primera juventud del protagonista y sus amigos, sabiendo ya cuál será el siniestro desenlace que les aguarda a sus diversos protagonistas.
Sin embargo en este tramo se pierde el interesante elemento sobrenatural que nos acompaña al principio, ya que asistimos a una historia mucho más convencional de jóvenes que se enfrentan a los típicos problemas de la edad. Todo ello sirve para que podamos conocer de cerca el origen de la relación amorosa entre Ig y Merrish, así como momentos clave de la amistad del protagonista con su hermano mayor y Lee, que son importantes para hacer encajar la trama pero desde luego no son tan sugestivos ni atrayentes como el potente arranque de la obra. 
Después de este tramo donde asistimos a un gran flashback, la novela regresa al presente para mostrarnos como Ig, conocedor ya de quién es el asesino, tratará de hacer justicia. Sigue teniendo a todos en contra pero los sobrenaturales poderes surgidos de sus cuernos seguirán dejándose notar, permitiéndole acceder a los recuerdos de otros personajes y ser testigo directo (y nosotros con él) de lo que ocurrió el último día de vida de Merrin. A partir de este tramo intermedio la novela gana en riqueza de perspectivas, ya que nos introducimos en las conciencias de otros personajes (alguno de ellos bastante incómoda y perturbadora), lo que nos permite ver unos mismos hechos desde otros puntos de vista.
Aquí me gustaría destacar el otro gran personaje, aparte de Ig Perrish, que acaba sobresaliendo entre todos los personajes que conocemos: me refiero al enfermizo y psicopático antagonista que Hill crea para su novela, que se mueve entre lo patético y triste para acabar convertido en una siniestra y repulsiva figura, el verdadero demonio que pulula por las páginas de Cuernos.
El desenlace nos lleva al descenso a los infiernos de Ig Perrish, convertido ya en un vengativo demonio dispuesto a hacer justicia a cualquier precio y donde el autor acaba atando todos los cabos sueltos. Y es que también le sirve a Hill para desentrañar el último gran enigma de la obra (no se trata del criminal que como ya dije se resuelve pronto) que se arrastra casi desde la página uno y que le permite crear unas cuantas escenas bastante lacrimosas para dejarnos una emotiva despedida de ultratumba. 
Hill mete muchos elementos en su cocido sobrenatural (el primer amor, la juventud, la religión, la ruptura amorosa, el duelo, la psicopatía, el crimen o la enfermedad entre otros) donde unos funcionan mejor que otros, y que hacen que la novela sea una continua montaña rusa. Personalmente, he disfrutado mucho más las partes donde Ig Perrish ya porta sus siniestros cuernos sobrenaturales, ya que aunque los tramos de flashback son vitales para hacer encajar todas las piezas de la trama no logran atrapar con la misma fuerza. Es en la retorcida realidad donde se encuentra de golpe Ig donde Hill saca a pasear el humor negro y la mala leche, donde el lector disfruta más de esta siniestra historia de pérdida y venganza, mientras acompañamos a un personaje roto que por fin tiene la oportunidad de hacer justicia por la persona que más ha amado.



EN CONCLUSIÓN
La novela de Joe Hill parte de una potente y llamativa idea para meternos en una mezcla de terror, humor negro y misterio, con un protagonista que despierta en medio de una situación tan descabellada como bien utilizada por el autor. Cuernos nos ofrece una historia sobre un hombre al que todos consideran culpable de un crimen y que tendrá en sus manos (o sus cuernos) la oportunidad de hacer pagar al verdadero asesino. Un thriller donde el enigma se resuelve de forma bastante rápida para luego ir indagando en los antecedentes que han dado lugar a esta terrible situación y saltar de nuevo a las sangrientas consecuencias. Gracias a unos cuernos sobrenaturales que desnudan los secretos y pensamientos más íntimos de los que interactúan con el protagonista, Hill nos va desvelando las piezas de su puzle infernal al mismo tiempo que le sirve para construir provocadoras escenas cargadas de mucho humor negro que se mueven entre lo surrealista, lo cómico y lo deleznable. Aunque su ritmo no es igual de potente durante todo su desarrollo, y durante gran parte de su tramo intermedio desaparece por completo el toque sobrenatural, en conjunto Cuernos logra mantener atrapado al lector hasta su desenlace, con un final tan infernal como emotivo. 


VALORACIÓN


FICHA
Cuernos 
Joe Hill
Nocturna ediciones
Traducción de Laura Vidal Sanz
Tapa blanda con solapas, 504 páginas
19,50 euros (en ebook por 8,49 euros)


COMPARTIR en

6 comentarios:

  1. Me gustó bastante. Por ahora Joe Hill tiene unas ideas bastante originales tanto en cómics como novelas y relatos cortos. Su relato "Cargado" publicado en la recopilación de historias que se llamó Tiempo extraño me dejó... No impactado porque solo es un relato pero si me dijo cosas en que pensar y eso en una historia siempre es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo había leído otra novela de Hill antes, NOS412, y me reconozco que me gustó más. Tengo pendiente los relatos, que si no me equivoco hay dos antologías publicadas en español.
      Gracias por pasarte a comentar ;)

      Eliminar
    2. He ido leyendo cronológicamente todo lo que iba sacando y ha ido cogiendo el tranquillo sucesivamente. Aunque todas me gustaron, Cuernos me gustó más que El traje del muerto que es su primera novela pero menos que Nos412 y Fuego

      Eliminar
  2. Lo leí hace poco. Y me dejó más o menos las mismas sensaciones.
    Aunque en mi caso si me gustó el ritmo de las partes del pasado. Ya que le aportan profundidad al puzzle. Y te permiten ver los claroscuros de todos los personajes protagonistas. Donde nadie en puramente malo ni puramente bueno.

    Un 4,5/5 al libro.

    Y un 5/5 a la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, y el uso de otros puntos de vista, empieza muy centrado en Ig y luego abre el abanico y eso si me gustó. No se si habrás leído NOS4A2 pero a mi me resultó más redonda (y siniestra).
      Gracias por pasarte a comentar ;)

      Eliminar
  3. A mí me ha gustado más esta que NOS4U. Me ha sorprendido que con una premisa aparentemente simple, desarrolle una buena historia, sin ser, en mi opinión, brillante. También tengo pendientes los relatos. De momento el autor no me convence mucho pero seguiré leyéndolo. Un saludo

    ResponderEliminar