martes, 1 de agosto de 2017

Mis impresiones del 7x03 The Queen's Justice


La canción de hielo y fuego que lleva escribiendo desde 1992 George R. R. Martin nos ha desvelado el que puede que sea uno de sus momentos clave en el último capítulo de Juego de tronos. La séptima temporada de la serie de HBO por fin ha cruzado los destinos de dos de los principales personajes de este enrevesada saga, un choque de voluntades de dos reyes destinados a entenderse y dejar su lado sus diferencias en pro del bien de los Siete Reinos y de la humanidad. Aunque todavía hay mucha falta de confianza, no cabe duda de que a la larga acabarán entediéndose bien... demasiado bien, para el gusto de muchos seguidores, por lo que parece. En cualquier caso The Queen's Justice nos ha dejado una muestra más de las grandes diferencias que existen entre la reina dragón y la negra de Desembarco, que siguen desplegando sus fuerzas para el asalto definitivo al Trono de Hierro.



ROCADRAGÓN. La cumbre de los reyes del fuego y el hielo, el momento más esperado de la serie, se ha movido entre la educación nobiliaria y la firme tensión de los que no están dispuestos a ceder. Aunque Tyrion y Jon se han dado un mutuo recibimiento más cálido de lo habitual entre bandos enfrentados, pronto hemos visto la tensión cuando los norteños han tenido que dejar atrás sus armas. Para acojonar un poco más a los visitantes los dragones de mami han hecho un vuelo rasante para dejar claro quien manda aquí.




Luego ha empezado el consabido despliegue de falta de confianza, reproches y exigencias regias (que si recita todos mis títulos aunque tardemos tres días, que si soy la legítima reina de Poniente, que si tu abuelo era un loco que quemo vivo a mi abuelo,...). Daenerys solo quiere que Jon Nieve le jure fidelidad como nuevo Guardián del Norte y que se le una en su guerra contra Cersei, pero el norteño lo único que quiere es ayuda para enfrentarse a la fría amenaza de los caminantes blancos.
Dos caminos que parecen irreconciliables y que han estado a punto de separarlos, pero gracias a la sensata ayuda tanto de Tyrion como Davos la cosa no ha ido a más. Aunque Daenerys no se muestra muy segura de que la amenaza del norte sea verdadera (claro, tener dragones y que el fuego no te queme es muy normal, pero muertos vivientes no), pero Tyrion ha conseguido que la Targaryen le entregue a Jon todo el vidriagón que necesite, además de la promesa de que le ayudará con hombre y tropas en caso necesario.
Por ahora la reina Targaryen está más preocupada por la guerra en los Siete Reinos. Y es que finalmente Daenerys, que ha recibido las malas noticias de la pérdida de gran parte de su flota, se ha cansado de seguir los consejos de los demás y ha decidido que ya es hora de un poco de lema Targaryen: es decir Fuego y Sangre. Su intención es encontrar la flota de Euron y reducirla a cenizas como ya hizo en Meereen con la flota esclavista. Euron se encuentra en la otra costa de Poniente, en Roca Casterly, así que va a tener que darse mucha prisa si quiere llegar a tiempo de salvar los barcos que todavía le quedan a Gusano Gris y los Inmaculados.


DESEMBARCO DEL REY. En la capital Lannister y Greyjoy cosechan juntos los agradables frutos de la victoria. Promesas para Euron, y dulce y brutal venganza para Cersei. El capitán pirata es lo más parecido a una estrella del rock ponienti y está en su salsa disfrutando como salvador de los Siete Reinos... aunque alguien debería advertirles que todavía quedan por ahí tres dragones. No obstante lo que está claro es que el casco antiguo de la hermosa Cáceres luce de mil maravillas en pantalla.
Cersei se ha manejado de maravillas con esta primera victoria (ganar siempre se le ha dado muy bien, ya veremos como encaja las derrotas): sigue fiándole muy largo la recompensa a Euron (bien jugado), al tiempo que aprovecha para saciar sus más bajos instintos de venganza. En una magnífica escena la reina negra le ha pagado a Ellaria con su misma moneda, pero añadiendo un plus de mala leche al dejarla morir justo enfrente de ella.

Luego, para tener uno de esos días redondos que luego recuerdas cuando las tardes son mucho más aburridas, se ha dedicado a revolcarse con su hermano-amante. Lo de ocultar su relación a la corte ha pasado a mejor vida hace mucho (igual que la moda del pelo largo, ahora las damas de la corte se peinan a lo garçon, vaya copionas).

Lo más interesante de esta trama nos la encontramos en la reunión de Cersei con Tycho Nestoris (el gran Mark Gatiss), que aparece para cobrar las deudas que los Lannister tienen con el Banco de Hierro de Braavos (el dinero que le dieron a Stannis lo van a recuperar igualito que nosotros el que gobierno español usó para rescatar a la banca). Cersei se pone en modo "un Lannister siempre paga sus deudas", acusa a Daenerys de ser una revolucionaria filo-podemita antisistema y Tycho acaba alabando a la reina por lo que se parece a su padre. Si necesitábamos una razón más para odiar a Cersei ya la tenemos: la apoya la maligna banca internacional (¿seguro que no les prestan también dinero a los caminantes blancos? No me sorprendería nada).



EL NORTE. La joven Sansa Stark está demostrando que sirve para el mando. Sus habilidades logísticas y organizativas están poniendo orden en ese caos superpoblado que es Invernalia, preparando a todo el Norte para el Invierno. Pero como ya podíamos suponer Meñique no se aparta de su sombra ni un momento, siempre listo para dejar caer su emponzoñada labia en el oído de la pelirroja norteña. Si, está muy bien eso de que se prepare para lo imprevisible y así no dejarse sorprender nunca por amigos ni enemigos... pero algo me dice que Lord Baelish logrará retorcer todos esos consejos para que acaben beneficiándole a él.
Pero no todo va a ser exprimir al pueblo llano para que los señores y nobles sobrevivan al invierno, y nuestra regidora del Norte ha tenido tiempo para otro de esos reencuentros que hacen mella en el corazón. O al menos en el de Sansa y el telespectador, porque Bran Stark se ha mostrado más frío que todos los caminantes blancos juntos. ¿Querrá ser el nuevo Jon Nieve de la serie?

Lo cierto que sus ascenso a nuevo Cuervo de Tres Ojos, con un conocimiento prácticamente absoluto de lo que ocurrió o lo que ocurre, ha puesto un enorme peso sobre el niño tullido (ahora sabes lo que sentía el pobre Hodor contigo siempre a cuestas, ¿eh?). Su situación no es nada agradable, no... pero claro tampoco es recordarle a tu hermana su boda con un psicópata violador y ahí que ha ido a meter el dedo en la llaga. ¡Vaya tacto, chico! Como vayas a salvar Poniente de la misma manera, vamos arreglados.
En cualquier caso Bran parece necesitar hablar urgentemente con Jon. ¿Tendrá una conversación sobre el verdadero parentesco del bastardo? ¿O el Cuervo de Tres Ojos nos traerá nueva información sobre como enfrentarse a la amenaza helada de los Otros?


ANTIGUA. El momento optimista del capítulo nos lo ha dejado Samwell Tarly. Después de ser rebajado a realizar lo trabajos más sucios de la Ciudadela, el aprendiz de maestre decidió poner todo de su parte para tratar de curar al pretrificado Jorah Mormont. En un alarde de "suerte del principiante" su dolorosa técnica de pelar la patata ¡ha funcionado! Pues claro, estamos en una serie, e incluso Juego de tronos (que tanto gusta de condenar a muerte a todos sus protagonistas) ha decidido darle una segunda oportunidad a Jorah. El fiel caballero de Daenerys ya está listo de nuevo para luchar (¿y morir?) en nombre de su khalessi.
Sam, para premiar sus habilidades curativas, ha sido ascendido (?) a becario copista. ¿Nos apostamos algo a que en los mohosos pergaminos encuentra algún dato clave para la guerra del Norte? Como la suerte de este chico siga así vamos a tener que pedirle que nos compre lotería...


EN LA GUERRA (relámpago). O ríete tu de la 'blitzkrieg' del III Reich. En los Siete Reinos las aburridas guerras de largos asedios y agotadoras marchas ha llegado a su fin y los ejércitos Targaryen, Lannister y Greyjoy han inaugurado una nueva y gloriosa época para los desmanes bélicos. En poco más de 20 minutos HBO ha liquidado la toma de la inconquistable Roca Casterly y el saqueo de Altojardín. Lo que en temporadas anteriores podría haber servido como memorable episodio de guerra, ahora es poco más que el trasfondo de una lucha más grande. Lógico, si tenemos en cuenta que hay que resumir, pero nos deja imaginando lo que podríamos haber disfrutado con más minutos en pantalla este año. Lástima.

Lástima da también las visiones televisivas de Roca Casterly (o Chinato Casterly) y Altojardín (o Bajohuerto). La fortaleza de la casa Lannister tiene poco que ver con la impresionante fortificación imaginada por George Martin. Aquí es un castillo más encima de una colinita. Pues vaya.
Altojardín más de lo mismo. Lo más sangrante en esta ocasión es que si comparamos esta fortaleza con Colina Cuerno de la casa Tarly que apareció en la temporada pasada, la de los Tyrell es un sencillo castillo de Playmobil.

En cualquier caso el ataque sorpresa ideado por Tyrion (muy buena jugada recuperar el trabajo del joven gnomo como encargado de las alcantarillas de Roca Casterly para lograr un introducir a los Inmaculados) les ha salido por la culata. Jaime ha aprendido de sus errores pasados y ha movilizado a su ejército para lograr sus propios objetivos: la toma de Altojardín. Eso nos ha permitido asistir al grandioso cara a cara entre el guerrero y Olenna Tyrell, de lo mejorcito del capítulo, y donde el primero ha optado por otorgar su piedad a una anciana acorralada, mientras la segunda ha decidido morir haciendo todo el daño posible desvelando que fue ella la que envenenó a Joffrey. Una muestra más de la mala calaña de todos y cada uno de los personajes de este mundo, donde apenas un puñado conservan algo parecido a una moralidad equilibrada. La vida es un círculo plano, que decía cierto pesimista que al final no lo era tanto.

¿Qué os ha parecido a vosotros 'La justicia de la reina'?

Seguir el blog en FACEBOOK y TWITTER

5 comentarios:

  1. Tengo identificado Altojardín en Almodóvar del Río, porque estuve allí hace no mucho, pero, ¿sabes donde han grabado Roca Casterly?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo lo he visto una vez, pero apostaría por una mezcla entre Cáceres (la torre de los Bujacos) y el castillo de Trujillo

      Eliminar
  2. Y yo que creí que serían Jon y Daenerys los que se robarían el episodio, pero fue Olenna. Una gran manera para despedir a una grande. A mí también me choca un poco que Bran sea así de frío con su familia, mínimo Arya sí se emocionó un poco xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Las formaciones geológicas que aparecen en Rocadragón son los flysch de Zumaia, en Gipuzkoa. Una sorpresa que me llevé haciendo el camino del norte. Desde luego España les ha dado para varias localizaciones.

    ResponderEliminar
  4. Las playas de Rocadragón también las conozco, no sabía yo que iba a hacer turismo por los Siete Reinos... Pues ahora mismo casi todo salvo el Muro e Invernalia, si no me equivoco, está rodado en España, ¿no?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...