viernes, 18 de diciembre de 2015

Reseña: La máquina del tiempo, de H. G. Wells

SINOPSIS: Aunque las novelas científicas de H. G. Wells fueron comparadas en su día con el trabajo de Jules Verne, el autor de «La máquina del tiempo» sentenció: «En realidad, no hay ningún parecido literario entre las invenciones anticipativas del gran francés y estas fantasías». «La máquina del tiempo» encuentra más apropiada filiación con Jonathan Swift o con otras fantasías utópicas coetáneas, preocupadas de ideas políticas y debates sociales, como «Erewhon», de Samuel Butler, o «News from Nowhere», de William Morris. El futuro en el que desembarca el viajero temporal de Wells es una de las tierras imaginarias que poblaban la literatura de finales del siglo XIX, buscando subvertir la realidad victoriana. Wells trasciende la ciencia para hablarnos del desarrollo de la civilización, de la dominación del entorno, de la lucha de clases y, finalmente, del propio ocaso de la vida en el planeta.


RESEÑA: Pocos escritores de ciencia ficción pueden enorgullecerse de sobrevivir tan bien al paso del tiempo como el inglés Herbert George Wells. Su importancia germinal para el género es bien conocida, pero es cualquiera de sus novelas sigue siendo una auténtica gozada para el lector actual. La editorial Cátedra ha reeditado en su colección 'Letras Populares' La máquina del tiempo, la novela con la que debutó el auto inglés en el ya lejano 1895, con nueva traducción y una cuidada introdución a cargo de Javier Fernández. 
Esta última nos presenta de una forma amena la vida del genio Wells, y nos permite conocer mejor la determinación de un joven de clase humilde que luchó por escapar de un triste futuro como tendero a través de la educación y por conseguir su sueño de convertirse en escritor, todo ello de una forma totalmente autodidacta. Además, tiene un cuidado análisis de los temas de La máquina del tiempo, así como de la visión que en ella Wells proyecta sobre el futuro de la humanidad.
Reconozco que apenas tenía recuerdos claros de la trama de la novela, que había leído muy joven, más allá de los puntos básicos: un científico sin nombre (el Viajero Temporal) se reune con un grupo de amigos para revelarles que ha construido una máquina para viajar en el tiempo. Aunque ellos desconfían de su extrambótico amigo, a la semana siguiente este reaparece con aspecto desastrado y asegurando venir del futuro.
El resto de la novela es una narración en primera persona del viaje al más lejano futuro, concretamente hasta el año 802701. Desde el principio de La máquina del tiempo destaca la originalidad de la narración de Wells, como cuando el temponauta asiste en breves segundos al paso de los días y el declive de lo que le rodea (magníficamente trasladado a pantalla en la icónica adaptación cinematográfica de 1960).
Pero es en la descripción detallada de la decadente civilización que el Viajero del Tiempo encuentra donde el autor desarrolla su visión de lo que nos espera como especie. Y es que Wells se muestra profundamente pesimista con el futuro de la humanidad: aunque en un principio parece que los pacíficos y amables eloi son un ejemplo a seguir, pronto es evidente que son una civilización en decadencia que se comportan como niños.
Pero será un descubrimiento más el que ponga la puntilla al futuro: el de la degenarada y oscura raza de los morlocks, habitantes de las profundidades subterráneas de la tierra y que utilizan a los pobres eloi como simple ganado. El Viajero del Tiempo tendrá que hacer frente a esta siniestra amenaza para recuperar su máquina temporal, lo que le permitirá tener un atisbo de primera mano de su degenarada vida bajo tierra.
Como se explica mejor en la introducción de Javier Fernández, Wells no hace otra cosa que estrapolar un posible desarrollo futuro de la estratificación social de la Inglaterra victoriana, dividida entre una clase pudiente y acomodada, y los explotados obreros de las fábricas. Eloi y morlocks podían parecer a finales del siglo XIX mucho más reales de lo que nos pueden parecer ahora, pero eso no le resta ni un ápice de impacto a la perturbadora visión del futuro del hombre. Lo mismo se puede decir de la última visión que tendrá el Viajero del Tiempo, cuando se lance hacia lo más profundo del futuro. Varado en la orilla de un mundo agonizante, el ocaso del mundo parece más real que nunca.
La máquina del tiempo es una original propuesta que sigue llena de interés para el lector actual, donde Wells mezcla la aventura y la exploración para llevarnos a lo que podría ser nuestro mundo dentro de miles de años. Entre ruinas decadentes, los eloi y los morlocks se muestran a las claras como una siniestra advertencia de que toda civilización guarda en ella misma las semillas de su propia destrucción.


VALORACIÓN 10/10

FICHA
La máquina del tiempo
H. G. Wells
Cátedra
192 páginas
15,70 euros

2 comentarios:

  1. Un clásico que debo leer si o si, y creo que esta va a ser una gran ocasión con este nueva edición. Gracias por la reseña, un saludo^^

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...