lunes, 19 de enero de 2015

Brynden Ríos, Lord Cuervo de Sangre (3)

Baelor Lanzarrota (por Amok).
Tras el fin de la Primera Rebelión Fuegoscuro el gobierno Targaryen paracía firmemente asentado en los Siete Reinos. Daeron II gobernaba desde el Trono de Hierro, y nombró Mano a su hijo y heredero Baelor Lanzarrota, que aunaba las facetas de guerrero y gobernante como nadie antes en la historia de Poniente. Un futuro prometedor parecía esperar al reino tras la devastadora guerra civil.
Sin embargo el destino tenía otros planes, y Brynden Ríos sería uno de los grandes beneficiarios de lo que estaba por ocurrir.
En 209 DC Baelor Rompelanzas fallecía en el Torneo de Vado Ceniza, a manos de su propio hermano Maekar. En la novela corta El caballero errante se narran los sucesos de aquel torneo, así como el juicio de siete en el que el príncipe Baelor toma parte para defender a un humilde caballero, Ser Duncan el Alto. La muerte accidental de Baelor fue llorada por todo el reino, pero aún así dejaba dos hijos varones que se convertían en herederos de Daeron II: Valarr y Matarys. Valarr Targaryen, nieto de Daeron II, se convirtió en Mano del Rey.
Sin embargo, ambos hermanos no sobrevivirían mucho tiempo a su padre. Ese mismo año la Gran Epidemia Primaveral barría los Siete Reinos (a excepción de Dorne y el Valle de Arryn, que se mantuvieron a salvo tras sus pasos montañosos), matando a decenas de miles de personas. La enfermedad afectó mucho a Lannisport, más aún a Antigua y fue devastadora en Desembarco del Rey. Según The World of Ice and Fire:
El lugar más afectado de todos fue Desembarco del Rey. El Septón Supremo, la voz de los Siete en la tierra, murió, así como un tercio de los Máximos Devotos, y casi todas las Hermanas Silenciosas de la ciudad. Los cadáveres se apilaron en las ruinas de Pozo Dragón hasta que alcanzaron los diez pies de alto y, al final, Cuervo de Sangre ordenó a los piromantes quemar los cadáveres donde yacieran. Una cuarta parte de la ciudad se incendió junto con ellos, pero no se podía hacer nada más.
En La espada leal el septón Sefton recuerda su estancia en la capital del reino durante la Gran Epidemia con estas palabras:
-He servido allí muchos años, a las órdenes de nuestro Septón Supremo en el Gran Septo de Baelor. -Suspiró-. No conoceríais la ciudad desde la primavera. Las hogueras la han cambiado. Una cuarta parte de las casas ya no existe, y otra cuarta está vacía. Las ratas también se han ido. Esta es la cosa más extraña. Jamás pensé en ver una ciudad sin ratas.
Dunk también lo había oído.
-¿Estuvisteis allí durante la Gran Epidemia Primaveral?
 -Oh, por supuesto. Un momento horroroso, Ser, horroroso. Hombres fuertes que se levantaban sanos al alba y caían muertos al ocaso. Morían tantos y tan rápido que no había tiempo de enterrarlos. En su lugar, los apilaban en el Pozo Dragón, y cuando los cadáveres alcanzaban los tres metros de altura, Lord Ríos ordenaba a los piromantes que los quemaran. La luz de las hogueras brillaba a través de las ventanas, como lo hizo antaño cuando los dragones vivos anidaban bajo la colina. Por la noche se podía ver el fulgor por toda la ciudad, el resplandor verde oscuro del fuego. El color verde aún me persigue en estos días. Dicen que la primavera fue mala en Lannisport y peor en Antigua, pero en Desembarco del Rey se llevó a cuatro de cada diez. No había diferencias entre jóvenes o ancianos, ni entre ricos o pobres, ni entre sanos y débiles. Nuestro buen Gran Septón falleció, la mismísima voz de los dioses en la tierra, junto a un tercio de los Máximos Devotos y casi todas nuestras hermanas con voto de silencio. Su Graciosa Majestad el rey Daeron, la dulce Matarys y el audaz Valarr, la Mano... Oh, fueron tiempos terribles. Al final, media ciudad le rezaba al Desconocido.
Como vemos, uno de lo encargados de luchar contra la enfermedad en la capital del reino fue Lord Cuervo de Sangre. Brynden Ríos, en un intento por contener la expansión de la plaga, ordenó que todos los cadáveres fueran incinerados con fuego valyrio.

Sin embargo, aún estaba por llegar lo peor. Entre los fallecidos por la terrible enfermedad se encontraron el propio rey Daeron II, y sus dos
El rey Aerys I (por Amok).
nietos Valarr y Matarys. Después de 25 años de reinado, el Trono de Hierro pasaba a un heredero inesperado: el segundo hijo de Daeron, Aerys.
Aerys I nunca se había preparado para gobernar, siendo como era un segundón. En The World of Ice and Fire se le define como "amante de los libros y obsesinado con las cuestiones arcanas" y se señala que "sus intereses estaban mayormente en los tomos polvorientos que se ocupaban de antiguas profecías y los altos misterios". Una rata de biblioteca, como lo definió el propio George R. R. Martin en la descripción de los reyes Targaryen que hizo al ilustrador Amok (aquí).
Además, el momento en que Aerys fue coronado era de lo más complejo, según señala la enciclopedia:
Apenas la plaga [la Gran Epidemia Primaveral] había comenzado a menguar cuando Dagon Greyjoy, Señor de las Islas del Hierro, envió a sus barcos llenos de hijos del hierro para saquear las orillas del mar del Ocaso, mientras que al otro lado del mar Angosto Aceroamargo conspiraba con los hijos de Daemon Fuegoscuro.
Los Siete Reinos necesitaban un gobernante fuerte para poder capear la tormenta que parecía cernirse sobre ellos. Aerys I tuvo que recurrir a otra persona, y aunque muchos esperaban que dejara el gobierno en manos de su hermano Maekar (un guerrero muy hábil y un hombre enérgico), en su lugar se volvió hacia otro de los miembros de la corte de Desembarco del Rey. Nada menos que hacia Brynden Ríos.
En 209 DC, para sorpresa de muchos, Lord Cuervo de Sangre es nombrado Mano del Rey. El príncipe Maekar se siente menospreciado por la decisión de Aerys, y llevado por la ira abandona la corte y se establece en Refugio Estival, la fortaleza construida por su padre Daeron II.
¿Qué razones llevaron a Aerys I a poner a un bastardo por delante de su hermano? La mayoría de las fuentes coinciden en citar como fundamental en su decisión la pasión por los misterios y el conocimiento arcano que compartían ambos hombres. No en vano, en The World of Ice and Fire se nos dice:
Se ha sugerido por algunos de que la causa más probable para el ascenso de Cuervo de Sangre al poder fue el hecho de que el interés de Aerys en el saber arcano y la historia antigua igualó a la de Ríos, cuyos estudios de los misterios más altos eran un secreto a voces en el momento. Cuervo de Sangre ya había subido a la prominencia en la corte, pero pocos esperaban que Aerys le nombraría Mano.
Emblema de Cuervo de Sangre (por LiquidSoulDesign).
Maekar no fue el único en mostrar su desaprobación por el nombramiento de Brynden Ríos para tan importante responsabilidad. Recordemos que los bastardos tienen muy mala fama en Poniente, y que además muchos acusaban a Brynden de 'asesino de su sangre', al ser el que acabó con su medio hermano Daemon Fuegoscuro. Eso sin olvidar la fama de 'hechicero' y sus estudios sobre ciencias arcanas, que hacía que la gran mayoría del pueblo llano lo mirara con una mezcla de respeto y temor.
Muy pronto, con todo el gobierno de los Siete Reinos en manos de Brynden Ríos y sus hombres de confianza, se genera un clima de rechazo entre la mayor parte de la población. Es algo que podemos comprobar muy bien por las palabras que le dedica el septón Sefton, en La espada leal:
-En cuanto a Aerys, Su Alteza se preocupa más de antiguos pergaminos y profecías polvorientas que de lores y leyes. Ni siquiera se ha preocupado de procrear un heredero. La reina Aelinor reza todos los días en el Gran Septo, rogándole a la Madre Celestial que le bendiga con un niño, aunque sigue siendo doncella. Aerys tiene sus propios aposentos, y se comenta que se llevaría a la cama antes un libro que una mujer. -Volvió a llenar su copa-. No os confundáis, es Lord Ríos quien nos gobierna, con sus hechizos y sus espías. No hay nadie que se le oponga. El príncipe Maekar está corroído por la ira en Refugio Estival, mientras alimenta sus quejas contra su regio hermano. El príncipe Rhaegal es sumiso y está enajenado, y sus niños son... bueno, niños. Los amigos y favorecidos de Lord Ríos copan todas las dependencias, los lores de las provincias pequeñas comen de su mano, y el nuevo Gran Maestre es tan adepto a la hechicería como él. La Fortaleza Roja está guardada por Picos de Cuervo y nadie ve al rey sin su permiso.
Y eso a pesar de que como leemos en The World of Ice and Fire se destaca el buen trabajo de Brynden Ríos como Mano del Rey, (pero, curiosamente, siempre sin olvidar su lado más siniestro). 
Cuervo de Sangre resultó ser una Mano capaz, y también un Consejero de los rumores que rivalizaba con Lady Miseria, y hubo quienes pensaron que él y su media hermana y amante, Shiera Estrella de Mar, ejercían la magia para descubrir secretos. Se hizo común referirse a sus "mil ojos y uno", y los hombres altos y bajos comenzaron a desconfiar de su vecino por miedo a su ser un espía a sueldo de Cuervo de Sangre.
La capacidad de Brynden Ríos de enterarse de todo lo que ocurre (ya sea por una red muy bien mantenida de espías, ya sea por sus habilidades 'sobrenaturales') da lugar a que el pueblo llano hable de los "mil ojos y uno" que posee Lord Cuervo de Sangre. Ser Duncan el Alto recuerda más de una vez en La espada leal el dicho que corre entre el populacho en esa época:
"¿Cuántos ojos tiene Lord Cuervo de Sangre? Mil ojos, y uno más"
Tan célebre se hizo la frase, que hasta los trovadores de la época compusieron una canción al respecto, titulada Mil ojos y uno más, que todavía es famosa en la época de Canción de Hielo y Fuego.
Tras la Gran Epidemia Primaveral y los saqueos de Dagon Greyjoy, el peor problema al que tuvo que enfrentarse Brynden Ríos fue la gran sequía que azotó los Siete Reinos en 210-211 DC. Tan terrible fue que ríos tan poderosos como el Mander o el Aguasnegras estuvieron a punto de secarse. Los campesinos abandonaron sus tierras secas en busca de lugares con lluvia, pero Lord Cuervo de Sangre ordenó que regresaran todos a sus tierras. Pocos obedecieron y en su lugar culparon a Ríos de la sequía, llamándolo asesino de su propia sangre. Muchos campesinos se convirtieron en ladrones, llegando a sostenerse que viajar era menos seguro bajo el reinado de Aerys I que bajo el de su padre. Esto generó aún más descontentos, como podemos leer en The World of Ice and Fire:
Llegó el verano, y con él, una sequía que duró más de dos años. Muchos culparon al rey, y muchos más acusaron a Cuervo de Sangre. Había hermanos pobres que predicaban la traición, y los caballeros y señores también. Y entre ellos hubo algunos que susurraron una traición más específica: que el Dragón Negro debe regresar del otro lado del mar Angosto y tomar su lugar legítimo.
Este ambiente de descontento contra Brynden Ríos también se puede ver reflejado en la novela corta El caballero misterioso, ambientada a finales de 211 DC. Al comienzo de la novela, Ser Duncan el Alto recuerda las palabras pronunciadas por un hermano mendicante jorobado:
"Tiene las manos rojas de sangre de un hermano, y también de la sangre de sus sobrinos pequeños", había declarado el jorobado a la multitud que se había congregado en la plaza del mercado. "Con una sombra estranguló a los higos del valiente príncipe Valarr en el vientre de su madre. ¿Dónde está nuestro joven príncipe ahora? ¿Dónde está su hermano, el dulce Matarys? ¿Dónde se ha ido el buen rey Daeron, y el sin miedo Baelor Lanzarrota? La tumba les ha reclamado. Sin embargo perdura este pálido pájaro con el pico ensangrentando que se posa en el hombro del Rey Aerys y le grazna en la oreja. Tiene la marca del infierno en el rostro y en su ojo vacío, nos ha traído la sequía y la peste y el asesinato. Levantáos, digo, y recordad a nuestro verdadero rey al otro lado del agua. ¡Existen siete dioses, y siete reinos; y el Dragón Negro engendró siete hijos! Levantáos, señores y damas. Levantáos, valientes caballeros y robustos labradores, y echad a Cuervo de Sangre, ese falso brujo, no sea que vuestros hijos y los hijos de sus hijos sean malditos por siempre jamás."
La mezcla de una situación política y social complicada, y el gobierno de una figura con mala fama entre el pueblo como Cuervo de Sangre hizo que muchos pusieran sus esperanzas en los hijos supervivientes de Daemon Fuegoscuro, sembrando las semillas para una Segunda Rebelión. Brynden Ríos tendría que usar de todas sus habilidades para ponerle fin.


Cuarta parte, AQUÍ.

2 comentarios:

  1. Muchisimas gracias por publicar esto!
    Siempre me ha causado intriga este personaje del que practicamente no sabia nada, pero que parecia muy importante por como le hablaba a Bran.
    Espero que sigas con la biografia de Lord Cuervo de Sangre!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pretendo publicar más entradas, hasta cubrir toda la vida de Cuervo de Sangre ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...