lunes, 12 de diciembre de 2016

Las portadas japonesas de Malaz, el Libro de los Caídos

La saga de Malaz, el Libro de los Caídos está poblada de multitud de razas, pueblos y sociedades diferentes que gracias a los conocimientos arqueológicos de Steven Erikson llegan barnizadas con una serie de particularidades y modos de ser que las distinguen. Este realismo en la descripción de que cada sociedad cala en el lector, que como no podría ser de otra manera lo visualiza todo según sus propios condicionantes culturales.
Por ello no es de extrañar que esto se refleje también en la forma en la que los artistas se enfrentan a las cubiertas de la saga. Un ejemplo claro de ello lo tenemos en las ediciones de Malaz en el país de Japón, que como no podía ser de otra manera en el paísoriental apostó por una estilo manga para las ilustraciones de las portadas de la saga de Steven Erikson.
Aunque hasta el momento solo se están disponibles los dos primeros volúmenes del Libro de los Caídos (es decir Los jardines de la Luna y Las puertas de la Casa de la Muerte), en el país oriental han optado por una decisión bastante discutible (y que en nuestros país también hemos visto con esta misma saga): dividir cada libro en varios tomos. Así que nos encontramos Los jardines de la Luna en tres partes y Las puertas de la Casa de la Muerte en cuatro, cada uno con su correspondiente portada individual.
Podemos ver con detalle cada una de estas cubiertas. El segundo tomo de Los jardines de la Luna es un perfecto ejemplo del estilo manga elegido en Japón para Malaz: tenemos en primer plano a una mujer con armadura de estilo medieval europeo y con una capa carmesí que no puede ser otra que Lorn, la consejera imperial. Tras ella, emergiendo de las nubes, se encuentra una de las creaciones más icónicas de Steven Erikson: la fortaleza volante (mitad ciudad, mitad gigantesca roca) de Engendro de Luna, refugio de los tiste andii comandados por Anomander Rake. Sin duda su estilo no puede ser más oriental.




Por desgracia las portadas de las otras dos partes no están disponibles en tan buena calidad, pero si que nos permite analizarlas. El que es el primer tomo nos muestra a un joven soldado, que podría ser Ganoes Paran (¿o quizá el joven es alguien de vida más cuestionable como el ladrón Azafrán o el asesino Rallick Nom?). En cualquier caso tras el carga la infantería del ejercito malazano, a la que el ilustrador ha optado por darle un decidido aire medieval europeo, con soldados que parecen sacados directamente de las Cruzadas.



Para la tercera parte de Los jardines de la Luna tenemos a otro soldado en primer plano, que por su armadura y su capa reglamentaria (exactamente igual que la consejera Lorn) no cabe duda de que se trata de un malazano. Por su rostro curtido podemos apostar porque se trata del sargento Whiskeyjack, lider de las antiguas fuerzas de élite del Imperio de Malaza: los temidos Abrasapuentes. Tras el podemos ver las edificiaciones de una ciudad, que o bien podría ser la asediada Pale o la bella ciudad de Daruhjistan (en este último caso es un poco decepcionante la ilustración, porque la increible descripción de la Ciudad del Fuego Azul en la novela le daba al artista para darle un aspecto mucho más fantástico).




Ahora vamos a ver los cuatro tomos en los que se ha dividido la segunda novela de la saga, Las puertas de la Casa de la Muerte. En la cubierta de la primera parte nos encontramos con una joven cargada de cadenas a la que podemos identificar facilmente: Felisin Paran, la hermana menor del capitán Ganoes. La chica avanza rodeada de rhizanos, los típicos lagartos voladores de Siete Ciudades y otros lugares desérticos.


El segundo tomo el protagonismo recae en un hombre negro, que por su porte podríamos identifiacar con el mago Ben el Rápido. Pero como este no aparece en la segunda novela del Libro de los Caídos tenemos que apostar por su amigo y compañero de Siete Ciudades (aunque en ningún momento se diga que es calvo) Kalam Mekhar. El antiguo miembro de la Garra porta el libro sagrado de Dryjhna, el Apocalipsis, clave en los sucesos de esta novela.


En el tercer volumen tenemos a un hombre mayor, vestido con túnica y a caballo que deber ser el antiguo historiador imperial Duiker. Por alguna razón que desconocemos el artista se ha decidido por darle un desconcertante look bíblico, como si fuera un Jesucristo malazano (y eso que durante la novela lo vemos empuñando el acero en más de una ocasión). En cualquier caso a su alrdedor revolotean las mariposas nocturnas de Siete Ciudades: las poliñeras, sin duda una de esas de esas ricas imágenes que nos sugiere Steven Erikson en su saga, ya que se trata de bellas criaturas que se alimentan de la carne de los cadáveres.



Para el último tomo de Las puertas de la Casa de la Muerte vuelve a hacer  acto de presencia el ladrón Azafrán Jovenmano, perdido en algun lugar oscuro que ilumina con un sencillo farol.


¿Qué os parecen las portadas japonesas de Malaz?
También en FACEBOOK y TWITTER

8 comentarios:

  1. Buff, se salva la de Kallam y a medias, el resto son un WTF de los grandes. Estoy deseando a ver qué hace NOVA cuando empiece a reeditarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi el Duiker estilo biblico me ha dejado loco jaja.
      Yo también estoy deseando ver el aspecto de las ediciones de Nova, a ver si nos dan un adelanto pronto

      Eliminar
  2. Todavía no comencé con Malaz pero no me parecen atractivas la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienen poco que ver con el estilo de Erikson, la verdad ;)

      Eliminar
  3. Son bonitas las ilustraciones aunque no me parece que pertenezcan a las historias y personajes que nos narran en el libro de los caídos y aunque creo que su intención es que identifiquen el género de las novelas los lectores orientales se darán cuenta del yerro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, excesivamente naif y bonitas, le pegan poco al estilo Erikson.

      Eliminar
  4. Ahora que las vuelvo a ver, la primera parece un manga sobre Caballeros del Zodiaco y sus armaduras de oro jeje. Y vaya tela con la representación de Enjendro de Luna, como lo vea Anomander le da un papatús!
    Y la de Duiker en plan Moisés... me imagino que será por la analogía de guiar a los refugiados a través del desierto mientras les persiguen xDD.

    ResponderEliminar
  5. :O esa Felisin se ve tan inocente..ni pinta a como la imaginaba yo y ese Duiker parece un moises xD

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...