martes, 8 de noviembre de 2016

Guía de lectura de Filos mortales de Joe Abercrombie

La esperada antología Filos mortales nos devolverá en breve al descarnado y brutal mundo de La Primera Ley con trece relatos de Joe Abercrombie. Estas historias se reparten a lo largo de un periodo temporal de veinticinco años y nos llevan desde un poco antes de la trilogía original hasta  un par de años después de los sucesos narrados en Tierras rojas. Una de las dudas que se puede plantear cualquier aficionado a la fantasía que se sienta llamado por lo nuevo del escritor inglés es si es necesario haber leído todas las obras anteriores de Lord Grimdark ambientadas en el Círculo del Mundo para sumergirse en estos relatos cortos.
Para resolver esta duda vamos a hacer un ligero repaso a las 13 historias que nos presenta Joe Abercrombie y así tener una mejor idea de lo que nos encontraremos entre manos en el libro. Ya os adelanto que en su gran mayoría los relatos se pueden leer de forma independiente, sin haber devorado todas las novelas ambientadas en el Círculo del Mundo, y que solo un pequeño número de ellos pueden resultar un poco más conflictivos para el lector recién llegado o para los lectores que todavía no han terminado toda la producción adulta de Joe Abercrombie.
¿Nos vamos de vuelta al barro?

[Para ver la cronología exacta en que se sitúa cada relato de Filos mortales podéis pasaros por ESTE POST]


Para empezar tenemos tres historias que pueden englobarse perfectamente como precuelas directas de lo que ocurre en La Primera Ley, aunque en propiedad una de ellas transcurre durante los sucesos de la segunda parte de la trilogía, Antes de que los cuelguen. Un par de relatos nos sirven de carta de presentación de dos de los grandes protagonistas de la trilogía, el salvaje norteño Logen Nuevededos, y el despiadado servidor de la Inquisición de la Unión Sand dan Glokta. Por lo tanto estas dos historias pueden leerse perfectamente sin haber leído antes La Primera Ley, ya que sólo nos presentan el pasado de dichos personajes y nos ayuda a entender mejor como se comportan en la trilogia. Solo el último relato, Hell (Infierno), puede resultar más conflictivo ya que destripa parte de la trama del segundo libro de la trilogía, contándonos desde un punto de vista diferente un suceso clave de dicha novela. Esta historia podría dejarse para disfrutarla despúes de finalizada la lectura de Antes de que los cuelguen.
-Un magnífico bastardo: El ejército de la Unión puede estar lleno de bastardos, pero sólo hay uno lo suficientemente grande como para pensar que puede salvar el día con un golpe de mano cuando los Gurkos llegan: el incomparable Coronel Sand dan Glokta.  
-Creando un monstruo: Después de años de derramamiento de sangre, el idealista líder Bethod está desesperado por lograr la paz en el Norte. Sólo hay un obstáculo a su izquierda: su propio y lunático campeón. 
-Infierno: "He visto el infierno, y es una gran ciudad bajo asedio." La caída de Dagoska a través de los ojos de un joven acólito.



Lo mismo podría decirse de otro relato que se sitúa cronológicamente paralelo a la primera novela independiente de Abercrombie, La mejor venganza, la obra que nos lleva hasta Styria para narrarnos la terrible venganza de Monza Murcatto. Uno de los relatos de Filos mortales nos pone en la piel de una serie de personajes que, sin comerlo ni beberlo, se ven involucrados en la sangrienta venganza de la Serpiente de Talins. Un punto de vista diferente de algo que podemos disfrutar con mayor profundidad en dicha novela pero que a primera vista podemos leer sin que necesariamente vaya a arruinar la trama de La mejor venganza.
-Lugar equivocado, momento equivocado: Tres transeúntes no del todo inocentes caen en el caos de la venganza de Monzcarro Murcatto. 




Otro par de relatos de la antología sirven de presentación de Los Héroes, la segunda novela independiente de Abercrombie y en mi opinión su mejor obra hasta el momento. El primero de ellos nos permite conocer al norteño Curnden Craw y su docena de guerreros, personajes que tienen un papel clave en la batalla que centra la acción en Los Héroes. El otro relato nos pone en la piel del Observador Real Bremer dan Gorst, que nos narra en forma de carta al rey de la Unión de los sucesos previos a la batalla. Por lo tanto ambas historias solo ayudan a situar y comprender mejor lo que veremos en Los Héroes, lo que permite disfrutarlas como precuelas de dicho libro.
-Trabajos ridículos: Curnden Craw ha sido enviado con su docena a recuperar algo de más allá del Crinna. Solo hay un problema. Nadie parece saber qué es. 
-Ayer, cerca de una aldea llamada Barden...: El Observador Real Bremer dan Gorst informa al rey de otra pequeña y fea escaramuza mientras el verano se marchita en el Norte. 



Seguidamente nos encontramos con otros dos relatos que nos ponen en antecedentes de lo que ocurrirá en Tierras rojas, colocándonos en la piel de dos de los personajes que nos encontraremos en las páginas de este western fantástico ambientado en el Círculo del Mundo. Uno de ellos nos narra el conflictivo pasado de una de las protagonistas principales de dicha novela, mientras que el otro describe la campaña de persecución de los rebeldes de Starikland, un suceso clave para la trama de Tierras rojas. Una vez más Abercrombie se limita a ofrecernos una mejor visión de lo que ocurre antes de su novela, y por lo tanto no es necesario haberla leído para disfrutar de estas dos historias.
-Algo de forajida: No hay honor entre ladrones cuando la forajida Humo se encuentra a sí misma perseguida por sus propios compañeros. 
-¡Libertad!: Un relato totalmente verídico de la liberación de la ciudad de Averstock de las garras de la incorregible amenaza rebelde por el famoso Nicomo Cosca.


Sin embargo no todos los relatos de Filos mortales están directamente relacionados con las tramas de las diversas novelas de Joe Abercrombie, y como muestra de ello tenemos la historia que se publicó originalmente en la antología Rogues. Un relato que no necesita de ningún conocimiento previo de ninguna de las obras ambientadas en el Círculo del Mundo para su completo disfrute.
-En todas partes cuecen habas: Todo lo que Carcolf quiere es llevar su paquete de aquí para allá, pero en la ciudad de las nieblas y los susurros siempre hay una docena de otros pícaros con sus propias ideas.



Finalmente en Filos mortales tenemos una serie de cuatro relatos completamente inéditos que sirven para introducir a dos personajes totalmente nuevos en el Círculo del Mundo. Por ahora no sabemos si Javre, Leona de Hoskopp, y su compañera Shevedieh, la mejor ladrona de Westport, continuarán sus aventuras en la nueva trilogía de La Primera Ley en la que trabaja actualmente Abercrombie pero en cualquier caso sus andanzas de la antología se puede disfrutar por si solas. Eso si, durante sus aventuras y desventuras no es descartable que tengan algún encuentro con personajes que os pueden sonar de otras novelas de Lord Grimdark.
-Pequeños favores: Las esperanzas de Shevedieh, la mejor ladrona de Westport, de darle la espalda a la delincuencia se vienen abajo cuando encuentra un enorme borracho durmiendo en su puerta. Hacer lo correcto siempre tiene un precio...  
-Perdiendose: Shevedieh y Javre, aventureras mal emparejadas, se ven obligadas a huir de otro desastre creado solo.  
-Dos son compañía: Javre, Leona de Hoskopp, se encuentra con Whirrun el Tarado en un puente sobre un cañón remoto. ¿Puede Shevedieh persuadir a cualquiera de estos dos héroes orgullosos de hacerse a un lado?  
-Tres son multitud: Es un hombre insensato quien roba el mejor ladrón de Styria, y cuando Horald el Dedo roba a su amante, es el momento para que Shevedieh deje de correr y empiece a luchar. Para aquellos que trabajan en las sombras, sin embargo, pocas cosas son siempre como parecen... 

¿Que os parece el contenido de la antología Filos mortales?
También en FACEBOOK y TWITTER

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...