viernes, 3 de enero de 2014

Reseña: La mejor venganza, de Joe Abercrombie

SINOPSIS: La guerra puede ser un infierno, pero para Monza Murcatto, la Serpiente de Talins, mercenaria a sueldo del duque Orso, también es una forma excelente de hacer dinero. Sus victorias la han hecho muy popular —quizá demasiado para el gusto de Orso. Traicionada y dada por muerta, la recompensa de Murcatto es un cuerpo desfigurado y una sed de venganza que no se detendrá ante nada.
Sus aliados son el borracho menos fiable de Styria, el envenenador más traicionero de Styria, un asesino en serie obsesionado con los números y un bárbaro que quiere enderezar su vida… Entre sus enemigos están los más poderosos del país, y eso antes de que el duque Orso envíe al hombre más peligroso para acabar con ella.



RESEÑA: Si hay algo que me gusta especialmente de Joe Abercrombie es que va siempre al corazón de las historias, sin andarse por las ramas y sin excesivos adornos. El ejemplo perfecto lo tenemos en La mejor venganza, su cuarta novela tras la excelente trilogía La Primera Ley, donde la trama es maravillosamente sencilla: una mercenaria que es traicionada por el mismo noble por el que ha luchado durante los últimos años y que después de ser dada por muerta regresa para vengarse de las siete personas que la traicionaron a ella y su hermano. Muchos son los que han calificado a Abercombie como el “Tarantino de la literatura fantástica”, y desde luego La mejor venganza es su Kill Bill novelístico.
La gran protagonista de la acción es Monza Murcatto, la Serpiente de Talins. Una mujer de armas tomar que pierde en un momento (eso sí, como no podía ser de otra manera en una novela de Abercrombie, un momento brutal) todo lo que ha logrado en la vida y todo lo que le importa, y desde entonces encamina sus pasos a cobrarse la venganza que se merece. Monza es un personaje con el que empatizas rápidamente porque Abercrombie narra a la perfección su destrucción física y mental, y el lector siente las mismas ansias de venganza que ella. Aunque conforme avance la historia vayamos descubriendo que la venganza no sirve para otra cosa que llenarse las manos de más sangre, muchas veces de inocentes.
Además de Monza todo el elenco de personajes secundario es sencillamente genial, encontrándonos con seres complejos y creíbles llenos de deseos encontrados, desde los enemigos con los que intenta acabar Monza sin ningún tipo de remordimiento (en especial el despiadado y pragmático duque Orso), hasta todos aquellos que la Serpiente de Talins reúne a su alrededor para cobrarse venganza. De estos últimos merece la pena destacar algunos viejos conocidos de novelas anteriores como son el norteño Caul Escalofrios (bastante fuera de lugar lejos de su hogar e intentando convertirse en un “buen hombre”, algo muy difícil para alguien con tanta sangre en las manos), Shylo Vitari (la antigua ayudante del inquisidor Glokta que aún hace gala de la mordacidad y la facilidad para la brutalidad que todos recordamos) o el grandísimo Nicomo Cosca (el borracho mercenario experto en sobrevivir como y a quien sea, desleal, engañoso y siempre buscando el último trago).
La ambientación de la novela nos permite disfrutar de primera mano de un nuevo rincón del Círculo del Mundo que no habíamos visto hasta ahora: Styria, en las Mil Islas, un lugar con un evidente aire al renacimiento italiano de lo más conseguido. Sus ciudades llenas de mercaderes, espadachines y prostitutas, de nobles en guerra interminable entre ellos para hacerse con la corona del país, mercenarios de intereses cambiantes, traiciones inesperadas y venenos abundantes son muy parecidos a lo que debió ser el día a día de la Italia de Nicolás Maquiavelo.
El libro se encuentra dividido con un equilibrio salomónico en siete capítulos, correspondientes a los siete personajes de los que Monza quiere vengarse. En cada uno de ellos conoceremos una ciudad diferente de Styria, con sus propias particularidades y formas de vida a las que Abercrombie les saca
muy buen provecho (como es el caso de las lujosas mansiones de prostitutas de Sipani o el asedio de Visserine). Las escenas de acción vuelven a estar magníficamente narradas y los diálogos nos dejan más de una cita memorable, todo ello trufado del humor negro tan habitual de Joe Abercrombie que hace que hasta el momento más cruel y sangriento acabe teñido del particular punto de vista del escritor inglés que nos hace imposible evitar esbozar una sonrisa.
Como ya es norma en todas las novelas de Abercrombie el ritmo es imparable sin apenas momentos de respiro y una voz narrativa absolutamente absorbente, con lo que las casi 900 páginas se devoran sin apenas darse uno cuenta. Además el escritor inglés sigue sorprendiendo en los momentos más inesperados con giros de guion que nunca llegan a chirriar en la bien ensamblada trama. La cara desencajada de asombro del lector está más que asegurada en diversos momentos de la narración.
La mejor venganza se convierte en otra gran novela de Abercrombie, quizá no a la altura de la trilogía La Primera Ley o de Los Héroes, pero aun así es una lectura de lo más entretenida y recomendable con grandes momentos de acción y brutalidad, mezcladas con el humor negro del que tan bien sabe aprovecharse siempre Joe Abercrombie que nos deja una historia de venganza de la que muy pocos saldrán intactos.
VALORACIÓN 8/10


FICHA
La mejor venganza
Joe Abercrombie
Runas
Traducción de Javier Martín Lalanda
Tapa dura sin sobrecubierta, 928 páginas

5 comentarios:

  1. Para mí, La mejor venganza es lo mejorcito de Abercrombie, muy por encima de La primera ley (claramente lastrada por los dos últimos libros). Los personajes son geniales, la trama es muy interesante, el humor negro es magnífico y la acción está muy bien resuelta. Y, además, ¡Bayaz no enseña su calva por ningún sitio! Pero, claro, para gustos, los colores...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es verdad que los dos libros individuales de Abercrombie (Los Héroes y La mejor venganza) son mucho más redondos y están mejor cerrados que La Primera Ley, que pierde un poco al final, como dices. Pero yo le tengo un cariño especial a la trilogía, será porque fue lo primero que leí o por los grandes personajes que son Logen y Glokta.
      Gracias por comentar ;)

      Eliminar
  2. Recién leída la Trilogía, estoy pensando en seguir con Los Héroes. Hacía mucho que no me gustaba tanto una serie.

    ResponderEliminar
  3. Acabo de terminarlo y tal y como me esperaba un gran final, con un par de giros que no esperaba.

    Un gran libro, muy recomendable siguiendo el hilo de la primera ley. He echado de menos los chascarrillos de humor negro que leí con Glokta en La primera ley, es cierto que los hay en este libro también, pero son (bajo mi punto de vista) menos, y a mi me han hecho menos gracia. Lo que me gusta mucho de este libro es que se va siempre directo al grano, no hay interminables marchas a no se que destino. Aquí se va de cara a la faena, llegar al sitio y ponerse el mono de trabajo para en 6/7 capítulos finiquitar ese destino y esa misión y seguir hacia la siguiente.

    Toca seguir con "Los Héroes", libro que por lo que he leído por aquí es de lo mejor de Abercrombie.

    "La conciencia es una excusa. La piedad y la cobardía son lo mismo"

    ResponderEliminar
  4. Se que llego bastante tarde para este comentario, pero quizás justamente por eso me extraña que nadie lo haya comentado antes. Me refiero a la muy mala traducción del señor Lalanda, que utiliza muy seguido términos raros, que en algunos casos obligan al lector a usar un diccionario, cuando en el original (y en general siempre en la escritura de Abercrombie), se utilizan términos de un lenguaje mucho mas simple , coloquial, y de a momentos hasta sucio. Es el, lamentablemente bastante común, defecto de pedantería de algunos traductores queriendo demostrar su gran vocabulario y conocimiento de la lengua, y perjudicando el espíritu de la obra original y de su autor. Por nombrar solo dos de la infinidad de ejemplos, traduce la expresión "the great and good" (las personas más ilustres, o más importantes) como los "ínclitos", o le hace decir a Monza "el camino a Puranti esta expedito", en lugar de "abierto" (en el original dice "is open").
    Pero, por si fuera poco, encontré un montón de frases directamente mal traducidas. En donde lo traducido no quiere decir lo mismo que en el original, o peor aun dice prácticamente lo contrario.
    A PARTIR DE ACA ALGÚN SPOILER
    Por ejemplo "The leaders of the League of Eight came next. Orso’s bitter enemies, which had meant Monza’s too, until her tumble down a mountain." lo traduce "Los peores enemigos de Orso, entre los que se había encontrado la propia Monza antes de que la tirasen montaña abajo". Antes de que la tirasen montaña abajo Monza trabajaba para Orso , no era su enemiga, que es lo que se refleja en la frase original. Debería haber sido traducida algo así como: "Los peores enemigos de Orso, y los de Monsa también, antes de que la tirasen montaña abajo".
    O cuando Monza habla de que al duque Rogent se le acabó el tiempo de ser prudente, en el original dice "No more delays. The sand’s run through on caution.”, (algo así como que la arena del reloj de la prudencia ya cayo toda) lo traduce "No más dilaciones. Sólo la prudencia necesaria.". Sin palabras. Y créanme, como estas, hay infinidad de frases tan mal traducidas, que cambian el significado del original, y muchas que, además, demuestran que no prestó atención al propio libro (como el ejemplo que di de los enemigos de Orso y de Monza), y que evidentemente no leyó los libros anteriores ("Put Shivers in mind of the Bloody-Nine’s face when he fought in the circle", lo traduce "A Escalofríos le recordaron la cara de Nueve el Sanguinario cuando luchó con él en el círculo". En ingles no dice "con él". Cualquiera que haya leído la trilogía sabe que Escalofríos estaba en el circulo pero no lucho con el Sanguinario).
    Es sin duda, y por lejos, la peor traducción que he leído. Llena de frases que inmediatamente rechinan, y uno se da cuenta que algo en ellas no tiene sentido. Y lo peor es que yo tengo una tercera edición del 2018 con todas estas falencias. Por suerte este señor solo tradujo dos de los libros de Abercrombie, este y Tierras Rojas.
    Hablando del libro en sí, creo que es uno de sus mejores, lo que no es poco decir. Me recordó por su trama (venganza contra una lista de individuos) y estructura (un libro dedicado a cada objetivo de la venganza), a la saga de los Príncipes Demonio de Jack Vance. Aunque aquella se enmarcaba más en el genero de la ciencia ficción (pero Vance igual fue un gran precursor de las sagas de fantasía con su saga de La Tierra Moribunda)

    ResponderEliminar