martes, 21 de mayo de 2013

Reseña: Los jardines de la luna, de Steven Erikson


SINOPSIS: Tras interminables guerras, amargas luchas internas y sangrientas confrontaciones, incluso las tropas imperiales necesitan un descanso. Pero la obsesión expansionista de la emperatriz Lassen no tiene límites, y cuenta con el apoyo de sus sanguinarios agentes de la Garra. Tras el último asedio, el sargento Whiskeyjack y su pelotón de Abrasapuentes necesitan tiempo para descansar y enterrar a sus muertos, pero Darujhistan, la última de las Ciudades Libres de Genabackis, les espera. Es el objetivo último de la insaciable emperatriz. Y parece que el Imperio no es el único que codicia esa plaza: fuerzas siniestras conspiran dentro y fuera de las sendas mágicas, y todo indica que los propios dioses se preparan para la batalla...

RESEÑA (con spoilers)
Los Jardines de la Luna es el comienzo de una larga saga formada por nada menos que 10 libros (conocida genéricamente como “Malaz: el Libro de los Caidos”) y si algo se puede decir de ella es que no es una lectura fácil. Ejemplo claro de esto es su primera novela. Steven Erikson no se anda con medias tintas y lanza de lleno al lector a un mundo fantástico sin ningún tipo de miramientos y sin apenas explicaciones, que tanto abundan en otras obras de esta temática. De pronto nos encontramos en mitad de una guerra que no sabemos por qué empezó, quienes forman sus bandos o por qué se lucha. Nos encontramos con decenas de personajes de los que apenas logramos adivinar sus intenciones y de los cuales muchos cuentan con asombrosos poderes mágicos. Y por si fuera poco, de vez en cuando, los mismísimos dioses bajan a entremezclarse en los asuntos de los mortales para manejarlos a su antojo.
"Primeros en entrar, ultimos en salir"

Erikson es un escritor que no se dedica a explicar al lector las reglas que imperan en el universo que ha creado. Sí, existe una especie de magia, las “sendas”, pero no desperdicia palabras en explicarla y la da por conocida para el lector… Algo que puede desesperar a algunos, ya que conforme se avanza aumenta la sensación de estar totalmente perdido, pero también logra atraparte por la diversidad de tramas que va desarrollando. Y si en algo están de acuerdo todos sus lectores es que Los jardines de la luna es la obra más floja de la saga.
Anomander Rake y su espada legendaria, Dragnipur
Desde luego se nota que es la obra primeriza de Erikson, y el mismo autor reconoció que pudo haberla revisado para asemejarla a los libros que la siguen pero que prefirió no hacerlo.  Quizá esto sea más que suficiente para desanimar a cualquier lector, pero sería una forma injusta de enfocar esta magnífica saga.
La trama principal del libro sigue los reveses a los que se enfrenta el Segundo ejército del Imperio de Malaz en sus intentos de conquistar el lejano continente de Genabackis. Conoceremos de primera mano a los legendarios Abrasapuentes, cuerpo de élite de los malazanos que por disputas en el poder imperial han acabado rebajados a simple carne de cañón en las guerras de conquista. No cabe duda que el sargento Whiskeyjack y su pelotón de Abrasapuentes son de lo mejorcito de esta novela, y sus diálogos muy cuidados y entretenidos. Para mí el supuesto protagonista, el noble Ganoes Paran, queda quizá un poco en segundo plano ante la sobriedad de Whiskeyjack, la inteligencia de Velajada, la ambición de la consejera Lorn, la verbosidad de Kruppe o el aura de poder que rodea a Anomander Rake.
Pero si me tengo que quedar con un personaje ese es la soldado Lástima, una joven de 15 años a la que los dioses utilizarán a su antojo conviertiéndola en una asesina temible… incluso para sus propios compañeros de pelotón.
En definitiva, un libro por momentos complicado y lioso que hace que uno se pregunte constantemente que sucede o por qué pero que al mismo tiempo atrapa hasta el final. La parte del asedio y la batalla de Pale es muy buena y nos mete de lleno en las guerras de Genabackis, y la parte final del libro, con la trama sobre Darujhistan y todos los intereses que coinciden en la última Ciudad Libre del continente se suceden de una forma muy rápida, aunque uno desearía que Erikson hubiera reescrito parte de esto para darle un estilo más acorde con el resto de la saga.
El continente de Genabackis y las campañas malazanas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...