domingo, 24 de noviembre de 2013

Mapas de lugares que nunca existieron (2): el Círculo del Mundo



Joe Abercrombie.

Decía en la anterior entrega sobre esta materia, los mapas, que la mayoría de las novelas de fantasía actual incluyen uno. No importa si es realmente necesario para la comprensión de la historia o si su factura técnica es buena o mala. Y sin embargo hay todavía algunos autores que los rehúyen. Uno de estos últimos románticos es Joe Abercrombie. El escritor inglés, autor entre otras obras de la trilogía La Primera Ley o Los Héroes, no es muy partidario de incluir mapas en sus novelas. Tal y como el propio Abercrombie explicaba hace tiempo en un artículo de su página web (aquí) incluir un mapa para acompañar la historia ficticia narrada destruye parte del misterio de lo que se van a encontrar los personajes.
“Quería contar una historia desde tan de cerca como pudiera, quería que se pudiera oler el sudor, y sentir el dolor, y comprender las emociones. Quiero un lector que se quede clavado en el texto, que se muerda las uñas para saber lo que pasa después, no siempre volviendo de nuevo al mapa para comprobar hasta qué punto exactamente al norte de Carleon se encuentra Uffrith, o lo que sea. Los personajes a menudo no saben lo que está pasando, no tienen un mapa preciso a mano, ¿por qué el lector?”, escribía el autor inglés.
Por otra parte Joe Abercrombie también admite que le aterroriza que algún lector descubra que la escala del mapa y las distancias que se utilizan en el libro no cuadran, y que esto estropee la sensación de credibilidad de la historia. Es como si en una película de terror de pronto descubrimos que el monstruo es de gomaespuma. O como el mismo se dice: "¿Qué pasa si alguien se da cuenta de que Carleon no está tan al norte de Uffrith como dijiste que estaba, eh? ¿Qué, entonces? Serás el hazmerreír... "
Aun así el propio Abercrombie reconoce que es un amante de los mapas desde pequeño (cuando rompió accidentalmente el mapa plegable de la edición de La Comunidad del Anillo de su padre y luego negó todo conocimiento al respecto), y disfruta dibujándolos. “Pero la cosa es que hay una parte de mí que ama los mapas. Que entiende por qué los lectores a veces se quejan de su ausencia. Esa parte es la que hace que pase mucho tiempo sentado felizmente dibujando cada pequeño árbol en el bosque en una enorme hoja de A2”.
El Círculo del Mundo.
Sin embargo hasta ahora no contamos con un mapa oficial del Círculo del Mundo, el lugar donde están ambientadas La Primera Ley, La mejor venganza, Los Héroes y Tierras rojas. Sin duda Abercrombie tiene bien guardado en su despacho un papel mal garabateado donde Adua, Midderland, Angland, Gurkhul o Las Mil Islas están dibujadas a la perfección. Por ahora los lugares que recorren Logen Nuevededos, Bayaz o Ferro Maljinn en La Primera Ley no tienen una cartografía física confirmada por Abercrombie, así que mientras tanto nos tendremos que conformar con los mapas dibujados por los fans según los datos que han ido extrayendo de las novelas.
Styria.
La cosa cambió con las siguientes novelas escritas por Joe Abercrombie. La mejor venganza, por ejemplo, va acompañada de un detallado mapa de Styria, la isla donde transcurre la acción. Styria ya había sido mencionada en libros anteriores por Abercrombie y es una de las que forman parte del archipiélago las Mil Islas. El mapa es toda una obra de arte, con un aire al siglo XVII muy logrado, con un dibujo muy detallado de las cadenas montañosas, las ciudades y los tortuosos ríos y un aspecto envejecido. Un auténtico regalo para los seguidores de Abercrombie.
Los Héroes también va acompañado de un mapa, en concreto del valle de Osrung que es el lugar del lejano Norte donde transcurre la batalla de tres días narrada en la novela. En este caso el mapa tiene mucha mayor importancia para la historia, ya que la acción queda circunscrita a ese pequeño lugar del mundo y allí asistiremos a los movimientos de tropas, ataque y contraataques para hacerse con el dominio de Los Héroes, un pequeño montículo que domina la región y por el que se enfrentan las tropas del Rey del Norte y las de la Unión. Por eso los mapas que acompañan la novela aparecen
El valle de Osrung.
antes de cada día de batalla, aclarándonos en qué lugar exacto se encuentra cada división concreta de los dos ejércitos enemigos. En esta obra los mapas tienen un decidido aire napoleónico, recordándonos ese momento clave en la historia que fue la batalla de Waterloo, pues aquí también tenemos divisiones de infantería y caballería así como campos de cultivo y granjas que se acaban convirtiendo en lugares clave para el desarrollo de la lucha. Los Héroes no se entendería sin estos mapas.
Para terminar tenemos Tierras rojas, la novela más reciente de Abercrombie y que acaba de publicarse en español. En esta obra el autor inglés opta por darle a la historia de fantasía un aire a western clásico y el mapa que acompaña el libro no podría ser menos. Por ello nos encontramos ante un mapa que nos muestra una tierra fronteriza, un páramo de pequeños poblados en mitad de la nada donde no faltan las formaciones rocosas rojizas y los solitarios cactus.
Tierras rojas.
Por lo tanto ya solo nos queda esperar para que Abercrombie se decida a mostrarnos de una vez por todas el Círculo del Mundo en todo su esplendor, con detalles que todavía desconocemos (como hizo George Martin con su Lands of Ice and Fire) y podamos descubrir que las distancias entre los lugares no cuadran con la letra escrita. Si ese es el caso yo no pienso echárselo en cara al escritor inglés. Palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...