lunes, 4 de julio de 2016

Reseña: El aliento de los dioses, de Brandon Sanderson

SINOPSIS: Hace años, el rey de Idris firmó un tratado con el reino de Hallandren. El rey Dedelin enviaría a su hija mayor, Vivenna, para casarse con Susebron, el rey-dios de Hallandren. Vivenna ha sido entrenada durante toda su vida para ser una novia adecuada para Susebron y así cumplir con su deber y ayudar a forjar una paz estable entre Hallandren e Idris. Ese era el plan hasta que el rey de Idris envía a su hija Siri, desobediente e independiente, en lugar de Vivenna. Siri intenta encontrar su lugar en la corte de Susebron, pero mientras lo intenta descubre la verdad oculta sobre el rey-dios. 
En Idris, su hermana Vivenna está preocupada y teme que Siri no esté preparada para esa nueva vida, por lo que decide viajar a Hallandren. Allí se reúne con la gente de Idris que trabaja en la capital, T'Telir, y comienza una nueva vida de espionaje y sabotaje. El plan de Vivenna es rescatar a Siri, aunque tal vez ni necesite ni desee ser salvada. 



RESEÑA: En el reino norteño de Idris su monarca se ha visto obligado a llegar a un acuerdo para garantizar la paz por el que se compromete casar a su hija con el rey-dios de su enemigo ancestral, el reino de Hallandren. Sin embargo en el último momento el rey Dedelin se ve incapaz de enviar a su amada primogénita, Vivenna, y manda en su lugar a su revoltosa e independiente hija menor, Siri. Esto trastocará para siempre la inestable situación entre los dos reinos y convertirá a Siri en la pieza clave para evitar la guerra.
Con este arranque que puede que algún momento os recuerda a Elantris, El aliento de los dioses nos lleva por unos derroteros bastante diferentes a los de su obra debut. En esta ocasión Brandon Sanderson nos pone en la piel de cuatro protagonistas muy diferentes, con aspiraciones que los llevarán a chocar o aliarse según las circunstancias: además de las dos hermanas hijas del rey de Idris tenemos Sondeluz el Audaz (uno de los Retornados que son adorados como dioses en Hallandren) y el misterioso Vasher (que entra con fuerza en el mismo prólogo de la novela portando la terrible espada Sangre Nocturna que si ya habéis leído otras obras del Cosmere sandersoniano seguro que no os dejará indiferentes).
Es difícil elegir entre ellos, porque en pocas páginas y con gran facilidad Sanderson hace que nos encariñemos con ellos y sus vidas, cada uno de ellos por razones muy diferentes. Siri es la chica decidida e independiente, casi “contra-cultural”, que de pronto se ve arrojada en manos del terrible rey-dios Susebron. La joven se encuentra completamente perdida en un mundo nuevo y ajeno, pero poco a poco empezará a demostrar que no está dispuesta a dejarse usar así como así y empezará a descubrir los secretos que hay en la Corte de T´Telir, tanto alrededor del rey-dios como de todos sus sacerdotes.
En cambio Vivenna es la hija que siempre hace "lo correcto" y que se ha preparado durante toda su vida para su papel de consorte. Su objetivo era tratar de convertirse en un pieza clave de la corte de Hallandren para evitar que estalle la guerra con su Idris natal, pero cuando su padre envíe a su hermana menor en su lugar se encontrará igual de perdida que Siri. Sin saber que hacer, acabará por decidir marcharse a T´Telir para tratar de rescatar a su hermana... y allí acabará enredada en la compleja situación pre-bélica de la capital del reino enemigo.
Por su parte Sondeluz el Audaz es de esos personajes ingeniosos y descreídos que tan bien se le da dibujar al escritor de Nebraska. Todo muy lógico si no fuera porque es uno de los Retornados que son tratados como dioses en Hallandren, por lo que su falta de fe resultará de lo más chocante. A pesar de su fachada irónica y en apariencia 'pasota' iremos conociendo las verdaderas consecuencias de vivir como un dios y el precio a pagar por su acomodada existencia, lo que obligará a Sondeluz a replantearse su papel en T´Telir y en los juego de poder de los distintos dioses.
El premio a personaje misterioso de la función se lo lleva Vasher, con la terrible Sangre Nocturna a cuestas. Desde las primeras páginas las dudas sobre sus verdaderas intenciones y lo que planea sobrevuelan al lector, que no puede dejar de pedir más... aunque Sanderson nos suministre sus puntos de vista con cuentagotas, aumentando la emoción conforme se acerca a la conclusión.
Pero si algo me ha maravillado en esta entretenida historia es el increíble telón de fondo donde se desarrolla. Es realmente asombroso el fresco que Sanderson dibuja, poniendo sobre la mesa el grave abismo que las diferencias culturales abre entre los distintos pueblos. Las culturas de Idris y Hallandren, a pesar de tener un origen común, se encuentran separadas por la religión y las costumbres desde hace siglos lo que hace que tanto Siri como Vivenna se vean enfrentadas a una forma de vida en T´Telir muy diferente a su día a día.
Solo por la originalidad de Brandon Sanderson en esta faceta y su asombroso 'word building' merece la pena la lectura de El aliento de los dioses, en la que la capacidad creativa del autor de Nebraska vuelve a deslumbrar. El escritor no solo es capaz de presentar dos reinos enfrentados con sus propias características y costumbres sociales bien diferenciadas, sino que gracias a los puntos de vista de las idrisianas Siri y Vivenna nos resaltará continuamente lo diferente y llamativa que es Hallandren para ellas y como tendrán que adaptarse a la nueva situación.  Y aquí es cuando nos topamos con la increíble habilidad de Sanderson para manejar a su antojo a los personajes y la trama, una prueba del gran trabajo que hay detrás de cada una de las obras del Cosmere. Nada está dejado al azar, y cada movimiento ha sido calculado al milímetro para sorprender y maravillar al lector, que se deja guiar por la mano experta del escritor con una evolución de las personalidades de los protagonistas que resulta tan creíble como profunda.
Al hablar de las características culturales y religiosas más llamativas del mundo de El aliento de los dioses no se puede olvidar la gran importancia del color, con las visiones casi contrapuestas que se tiene en los reinos de Idris y Hallandren sobre el tema. Mientras el primero es un ejemplo de simpleza y austeridad donde los colores brillan por su ausencia, el sureño Hallandren es un exuberante despliegue de colorido. Y muy relacionada con esta visión del color se encuentra el (inevitable y siempre sorprendente) nuevo sistema mágico del Cosmere, que en esta ocasión se basa en los ‘alientos’ que todos pueden acumular y pueden servir tanto para revivir elementos inanimados y hacerles obedecer las órdenes, como para revivir cadáveres: los sinvida que pueden ser utilizados como un terrible y amenazador ejército ‘zombi’. Es en la Corte de Hallandren conoceremos mejor todos los secretos y misterios relacionados con los alientos, vitales para entender el complejo juego de intereses que se desarrolla alrededor de la figura del rey-dios Susebron.
Para terminar solo cabe señalar que El aliento de los dioses nos arrastra durante toda su lectura a un gran ritmo, con una trama que atrapa desde la primera página gracias a unos personajes muy bien perfilados, tan humanos que es imposible no sentirse identificado con sus cuitas y emociones; durante la lectura nos encontraremos con unas cuantas sorpresas y revelaciones hábilmente plantadas por Sanderson para disfrute y gozo del lector, y aunque es cierto que el tramo final no alcanza el nivel de los brutales despliegues de otras sagas como Nacidos de la Bruma o el Archivo de las Tormentas (claro que ambas son palabras mayores dentro de la obra de Sanderson) si que es una magnífica conclusión para una historia independiente que no decepcionará a ningún amante del Cosmere ni a nigún lector de fantasía recién llegado a las páginas de Brandon Sanderson.



VALORACIÓN 8/10

FICHA
El aliento de los dioses
Brandon Sanderson
Nova
720 páginas
25 euros

6 comentarios:

  1. Vale, me has dado unas ganas tremendas de leerlo. Yo estaba tan a gusto con Kaladin y tan ansiosa con Mistborn y ahora me subes el hype por las nubes con más Sanderson. Qué mal todo XD Un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, disfruta con Roshar por ahora que ya tendrás tiempo para más Sanderson que nunca es tiempo perdido. A mi me ha gustado más que Elantris (y Elantris no es que sea precisamente mala). Además tiene algunas conexiones con el Archivo de las Tormentas muuy interesantes... y no digo más :)

      Eliminar
  2. Hola! Ésta fue la antepenúltima de las novelas del Cosmere que leí (antes de Sombras de Identidad y las Bandas del Duelo en inglés) y me pareció de las novelas más flojas de Sanderson. Pero a su nivel, eso no significa que no haya sido buena. Me pareció bastante disfrutable e imaginativa y quizá lo único que pondría es que el sistema mágico (con la cuenta de alientos) me pareció el más forzado de los sistemas sandersonianos.

    Un tema interesante es que Sanderson ha dicho que es un gran fanático de Los Miserables. Se nota mucho en El Imperio Final (escenas completas entre la banda de Kelsier que parecen el café ABC), pero aquí reluce muchísimo con la parte donde Vivenna termina en las calles: es virtualmente una repetición de las desgracias de Fantine y en un momento me imaginé que iba a comenzar a cantar: 'Un sueño alguna vez soñé...'

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! También ha sido mi último libro pendiente del Cosmere y venía de Elantris, y me ha parecido más entretenida y original que Elantris (que es mucho decir). Es verdad que el sistema mágico no tiene la potencia de otros como Mistborn o Stormlight, pero lo compensa con los personajes de la novela, me parecen todos grandiosos.
      Muy bueno el apunte sobre Sanderson y su devoción por Los Miserables, se le nota, si.
      Saludos!!

      Eliminar
  3. ¿Sabes qué es lo peor de ser un mercenario?

    Brutal.
    El libro me gustó muchísimo. Y sin dudarlo el personaje que más me gustó fue el de Sondeluz el Audaz, el dios descreído.
    La verdad es que hace mucho que no lo releo y no tengo demasiados detalles frescos, más allá de que Susebron me transmitía mucha ternura.

    ¡Me han entrado unas ganas de releerlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Que grandes son los mercenarios!! (aunque nunca debes fiarte de uno jeje).
      Sondeluz es "Made in Sanderson" de principio a fin, que gozada de personaje (y los demás no se quedan cojos). Se dicen tantas maravillas sobre el resto de los libros de Sanderson que El aliento... me había pasado bastante desapercibido y me llevado una muy grata sorpresa. Seguro que también acabaré por releerlo pronto :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...