viernes, 30 de octubre de 2015

Reseña: Los magos, de Lev Grossman

SINOPSIS: Quentin Coldwater, un joven brillante pero desdichado, vive obsesionado con las novelas de fantasía de su infancia, que transcurrían en un país mágico llamado Fillory. Para su sorpresa, logra ser admitido en una muy secreta y exclusiva Universidad de Magia en Nueva York, donde recibirá una rigurosa educación sobre los arcanos de la moderna hechicería. Tras graduarse, él y sus amigos harán un descubrimiento asombroso: Fillory es real, aunque no exactamente como imaginaron en sus sueños de infancia…


RESEÑA: Aunque en un principio la premisa "joven que va a una exclusiva escuela de magia a instruirse en los conocimientos arcanos" os pueda sonar a algo que ya habéis leído o visto en el cine, os aseguro que basta con pasar unas pocas páginas de Los magos para borrar de un plumazo todos estos prejucios. Lev Grossman le da una vuelta de tuerca a esta trama y nos presenta una de las historias más adultas,  inteligentes y oscuras sobre lo que realmente pasaría si la magia existiera en nuestro mundo actual. Porque, seamos honrados, si las personas somos envidiosas, inseguras, vengativas y llenas de prejuicios... ¿como evitar que la magia empeore estos sentimientos?
Por eso el escritor norteamericano ha optado por un desarrollo adulto de este un poco manido 'what if...', donde los personajes se comportan como personas reales con problemas reales, y cometen multitud de errores... a veces demasiados (como en la vida real). La novela de Grossman es una historia sobre el crecimiento, sobre descubrir las responsabilidades propias de una vida adulta y sobre lo decepcionante que es a veces el mundo real.
El joven Quentin Coldwater lleva una vida apática en el actual Brooklyn, con unos padres que no soporta y una relación de amor-odio con sus amigos James y Julia. Todo cambia cuando es seleccionado para una entrevista de trabajo que tiene un final inesperado y que le permite descubrir un mundo totalmente nuevo: el de la Universidad de magia Brakebills, un lugar oculto para el restos de las personas. Allí empezará a estudiar magia, apartado de su vida anterior, pero pronto comprendará que nada es como esperaba.
Cuando Quentin no está asistiendo a clases se dedica a matar el tiempo con sus nuevos compañeros magos entre borracheras y sus primeros flirteos con el sexo y el amor. Grossman, sin ser demasiado explícito, tampoco se corta a la hora de hablarnos de las principales preocupaciones de los jóvenes que habitan Brakebills, demasiado alejadas de otras novelas 'mágicas' al uso. Además todo está narrado con una pizca de ironía y bastante sentido del humor, lo que hace que se gane al lector inteligente con gran rapidez. En este juego entran también los abundantes guiños y referencias (no siempre eligiosos) a Narnia, El Señor de los Anillos o Harry Potter.
Otro de los grandes puntos a favor de la novela es que su protagonista (al contrario que muchos otros 'aprendices de mago' de los últimos años) no es ningún 'Gary Stu' al uso: habrá momentos en que Quentyn os caerá bien, pero también otros en os parecerá un redomado estúpido o egoista, y cometerá multitud de errores a lo largo de su vida que serán decisivos en su aprendizaje. Lo mismo se puede decir de todos los secundarios, algunos bastante importantes en la trama, como Alice, Eliot, Penny, Janet o Josh: el que no es un borracho esnob es una chica llena de inseguridades que con lo compensa buscando sexo a todas horas.
Pero esto no es todo, porque Los magos mezcla de una forma absolumante maravillosa y natural el realismo descarnado con la fantasía más apabullante. Algunos momentos son dignos del mismo Jorge Luis Borges, como el laberinto formado por setos con forma de animales que vagan a su antojo y la biblioteca poblada por 'libros voladores'. Y es que el protagonista se mueve continuamente entre el apático mundo real, el mágico de la universidad y el ficticio de la novelas de Fillory.
Estas últimas son una saga de cinco novelas juveniles escritas por un tal Christopher Plover que narran como en el Reino Unido de principios del siglo XX los hermanos Chatwin descubren la forma de entrar en un mundo mágico (Fillory), poblado de todo tipo de criaturas fantásticas. Alli viven todo tipo de aventuras y son nombrados reyes. ¿Os suena? El eco de Narnia resuena por la creación del ficticio Plover, pero como los protagonistas de esta historia descubrirán nada es nunca lo que parece ni siquiera en Fillory.
El último tramo de la novela quizá marque un cambio narrativo demasiado sorpresivo para algunos lectores, pero reconozco que a mi me ha gustado tanto o más como la primera parte. Como no podía ser de otra manera en una historia fantástica escrita en el siglo XXI, el relato toma un cierto tono grimdark, brutal y descarnado, donde la idealización de cualquier mundo fantástico cede bajo la presión de lo peor de la naturaleza humana. 
Y es que Grossman nos habla de lo que significa madurar, y del choque que se suele producir entre los sueños de la adolescencia y la dura realidad del día a día. Lo que quieres lograr y lo que acabas consiguiendo no es siempre lo mismo, y Quentyn Coldwater tendrá que enfrentarse a un mundo que no es como esperaba... Para el protagonista de Los magos solo el mundo ficiticio de Fillory ofrece una redención, y eso se agarra sobre todo cuando su vida se encuentra en su punto más bajo. Sin embargo, ni siquiera la evasión acabará mostrándose como una salida válida a los problemas.
En conclusión, con Los magos tenemos un historia que nos presenta a unos personajes realistas, llenos de claroscuros, que demuestran que si la magia existiera de verdad no nos ayudaría a escapar de nuestros demonios interiores. En el choque entre fantasía y realidad, lo que sale peor parada es la naturaleza humana, porque Grossman nos recuerda que no podemos escapar de lo que somos. Quizá Los magos sea una historia demasiado pesimista, pero como está narrada con honestidad y con un poco de ironía seguro que hará que el lector se replantee bastantes cosas sobre qué es lo que buscamos en la vida.



VALORACIÓN 10/10

FICHA
Los magos
Lev Grossman
Ediciones B
490 páginas
10,95 euros



8 comentarios:

  1. Le has puesto una nota perfecta. Ya tenía ganas de leer este libro pero, primero quiero leer El Códice Secreto de este autor que lo tengo en casa. Pero si le has dado tanta nota a este debe de merecer la pena tenerlo en el punto de mira.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Es una de las lecturas que más he disfrutado este año, la nota se la merece desde luego. Ya me comentarás que te parece cuando lo leas, saludos ;)

      Eliminar
  2. Por lo que dices, se ve como una buena recomendación. Después de leer Harry Potter o El señor de los anillos, buscas más de la literatura fantástica, y sobre todo algo mas real. Me parece que es un excelente libro con tu reseña.

    ResponderEliminar
  3. Saludos.
    Antes de nada, enhorabuena por el fantástico blog (nunca mejor dicho). Y también, gracias, por regalarme la existencia de este libro. Llegué aquí hará unos 10 días, buscando lecturas que engordaran mi insaciable hambre de fantasía después de leer los dos libros de Crónicas de un Asesino de Reyes, la cuál me encandiló y a la vez deseé no terminarlo nunca, hecho inevitable y que me pasa demasiado a menudo. Por lo tanto necesitaba curar ese sentimiento. Y encontré tu reseña, sólo leí el veredicto final más o menos (sé que no haces spoilers, pero no quería ni imaginarme nada) y vi que se le daba un aire y que a lo mejor me podía gustar.
    Tengo que reconocer que en un principio me costó disfrutarlo, debía rondar las 200 páginas cuando por fin lo consiguió. Me atrapó de tal forma que acabé las 290 siguientes en un día.
    Podríamos decir que más que gustarme, que lo ha hecho y mucho, ha sido capaz de provocarme una gran herida hasta bien después de haber terminado de leerlo, ya mencionas ese cambio narrativo en la reseña ya hacia el final del libro, para mí muy punzante. Yo le añadiría a la cita de Martin en la portada (sobre la comparación con Harry Potter), sí, es un trago corto de whisky, pero tan añejo que te deja ese regusto amargo una vez ya bebido, aún habiéndote encantado y sigues queriendo más.
    Más que nada al haberlo terminado hoy, aún con esa especie de tristeza mágica en el cuerpo y sintiéndome exactamente cómo describe el protagonista, he creído necesario compartirlo (por necesidad supongo) y a la vez agradecértelo.

    Sólo era eso,
    Un gran saludo!

    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alex! Me alegro mucho de que te haya gustado, es fantástico poder descubrir lecturas que llenen a otros lectores :)
      A mi también me sorprendió mucho esta lectura porque llegé a ella sin saber mucho (y sin esperar mucho) y me ha parecido de lo mejorcito que se ha escrito sobre la mezcla de fantasía y realidad.
      Saludos y gracias por tus palabras! :)

      Eliminar
    2. Saludos de nuevo.
      Una vez terminado el primer libro, al gustarme tanto decidí sin ningún atisbo de duda, lanzarme a la triología. Me leí El Bosque Mágico primero, libro muy recomendable viendo la nota y lo que te gustó el primero, aunque cabe decir, que algunas partes y sobretodo capítulos en concreto son un poco tediosas, si lo lees los reconocerás. Pero el libro en sí es magnífico como el primero, y después vino lo inevitable, el último libro, La Tierra del Mago. Es, si cabe, mejor que Los Magos y El Bosque Mágico, 11/10, no sólo por la narrativa en sí, sinó que si el primero os despertó algún sentimiento (como advertí en mi comentario a mi, sí) éste ha sido un cúmulo de ellos. Es capaz de hacer creer a uno en lo mágico y más tarde una vez fuera de la lectura, desear la mágia con todas las fuerzas.
      Cómo queda escrito en la contraportada: "Grossman nos recuerda que la buena escritura puede cautivar los sentidos, la imaginación y el intelecto".
      Y ahora toca lamentarse un rato por haberlo terminado, y bastante... Pero siempre fijando un nuevo objetivo!
      Gracias de nuevo por descubrirme éste mundo, he vivido momentos increíbles, tendrán su sitio de honor en la librería de mi casa, será difícil olvidar a Quentin, y espero que no la líen mucho con la serie... Me da un poco de miedo, hay cosas que están mejor en escrito.
      Saludos!

      Alex

      Eliminar
  4. No me pareció un mal libro pero tampoco uno extraordinario. Odie al protagonista por ser tan superfluo, alcohólico y drogadicto pero me agrado su novia que era un personaje mejor construido y que debió haber sido la protagonista.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...