martes, 29 de septiembre de 2015

Reseña: La Casa de la Muerte, de Sarah Pinborough

SINOPSIS: Un rutinario análisis de sangre trastocó por completo la vida de Toby. Apartado de su familia, vive ahora en la Casa de la Muerte con otros jóvenes bajo la atenta mirada de la supervisora y su equipo de enfermeras. Esperan la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad. Cualquier signo de que algo ha cambiado en ellos. Entonces es el momento de llevarlos al sanatorio. Nadie vuelve del sanatorio.
Toby pasa los días absorto en sus recuerdos y preguntándose cuánto tiempo le queda. Hasta que llega alguien que rompe esa frágil calma y hace que todo cambie.


RESEÑA: Hay lecturas a las que llegas casi a ciegas, sin apenas referencias o reseñas que te preparen para lo que vas a leer,... y esa ceguera se convierte en una bendición cuando te topas con toda una joya como es La Casa de la Muerte. No quiero ponerme grandilocuente desde el principio, pero creo que no es exagerar el decir que la novela de la británica Sarah Pinborough es sin duda una de las lecturas más interesantes que nos dejará este 2015.
Pero antes de nada pongámonos en situación. En Inglaterra un grupo de chicos y chicas enfermos están recluidos en una especie de institución médica conocida con el poco esperanzador nombre de la Casa de la Muerte. A todos ellos se les ha detectado el gen Defectuoso, lo que los convierte en poco menos que apestados sociales y candidatos seguros a morir en breve. Todos ellos han sido separados de sus familias y aislados en lo que creen que es una remota isla, a la espera de que se presenten los primeros síntomas de su enfermedad. Cuando eso último ocurre son llevados hasta al sanatorio, un lugar de donde nadie regresa.
Sarah Pinborough nos introduce de una forma sencilla y casi poética en el opresivo y agobiante día a día de los 'defectuosos' desde la perspectiva de Toby, un joven que ha perdido toda esperanza en la vida. Y es que en la Casa de la Muerte todos sus habitantes están dominados por el miedo: a la muerte, a lo desconocido, a lo que no pueden controlar... Lo incomprensible de la situación en la que se han visto atrapados estos jóvenes enfermos hace que la desesperanza, el rechazo, el odio y la constante apatía dominen sus vidas. Solo la llegada de una nueva habitante a la Casa de la Muerte logrará cambiar la forma en que Toby ha aceptado su destino.
Aunque La Casa de la Muerte ha sido publicada en la colección 'Runas' de Alianza, que recoge publicaciones de ciencia ficción y fantasía, lo cierto es que la novela de Pinborough apenas tiene un par de pinceladas que permitan englobarla en uno u otro género. Puede que transcurra en un futuro distante o que el gen defectuoso sea pura invención de la autora, pero el verdadero peso de la historia lo llevan los personajes y sus luchas internas por sobrevivir. La ambientación de la escritora británica es tan realista como lo son los miedos y dudas de los personajes.
La narración de la historia oscila entre el presente, narrado en primera persona por Toby, y unos breves entreactos en pasado, en tercera persona, que nos traen fragmentos de la vida anterior del protagonista. Aunque los recuerdos de Toby apenas aportan nada a la trama presente, ayudan a introducir un poco de aire fresco en el opresivo ambiente que se vive en la Casa de la Muerte.
No es extraño que Pinborough trufe su historia de referencias a El señor de los moscas, porque como en la novela de William Golding estos jóvenes están abandonados en una remota isla para enfrentarse a sus miedos y a lo más oscuro que surge del ser humano. Sin embargo, la escritora británica demuestra que incluso en el momento más oscuro es cuando más fuerte puede brillar la luz de la vida.
Su visión optimistma logra calar en el lector de una forma natural, porque La Casa de la Muerte es un canto a la amistad con mayúsculas. El retrato de la individualidad, fría y aséptica, encarnada por la supervisora y las enfermeras (que ni siquiera llegan a identificarse por sus nombres) contrasta con el nucleo que tratan de crear los jóvenes amigos de Toby. La enfermermedad les obligará a descubrir que solo se tiene unos a otros para enfrenterse a sus miedos.
El otro gran tema que Pinborough logra retratar con gran honestidad y sin caer en ñoñerías es la importancia del primer amor. El protagonista, dominado por el miedo y la apatía, descubrirá que hay algo más en la vida y ese primer amor de juventud es narrado con la inocencia y la novedad con la que lo vive un adolescente de 16 años. Pinborough lográ trasmitir todos esos sentimientos con un tono honesto y sincero que en todo momento resulta de lo más natural.
Los capítulos breves arrastran con facilidad al lector a través de la oscura pero esperanzadora travesía de La Casa de la Muerte, hasta un final que no decepciona. De hecho, me parece que el tramo final es el mejor de toda la novela, hasta el punto de que la conclusión de la historia emocionará de verdad al lector. 
La Casa de la Muerte es una novela que trata sobre crecer, el miedo, la pérdida, la muerte, la amistad y el amor, todo ello contado con un profundo cariño hacia los personajes y con una visión optimista y llena de positividad que nos hará descubrir (al igual que a los personajes) que es solo nuestra forma de enfrentarnos a las situaciones más dolorosas y oscuras la que nos permitirá encontrar lo mejor de nosotros mismos.


VALORACIÓN 10/10

FICHA
La Casa de la Muerte
Sarah Pinborough
Alianza Editorial
248 páginas
16 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...