martes, 10 de febrero de 2015

Analizando la carta de George R. R. Martin de 1993

Primera edición de Juego de tronos.
La semana pasada podíamos leer un documento que rara vez llega hasta los lectores (aquí). Se trata de la carta escrita por George R. R. Martin en 1993 a su agente Ralph Vicinanza en la que le explica cuál es su plan para la saga que acaba de empezar. Y digo 'acaba' porque en aquel octubre de 1993 Martin solo llevaba escritos 13 capítulos (unas 170 páginas manuscritas) de lo que sería Juego de tronos.
En una carta de tres folios Martin desentraña su plan original para lo que pensaba que sería una trilogía de alta fantasía que ya entonces se llamaba genéricamente Canción de Hielo y Fuego. Una trama bastante embrionaria en la que podemos reconocer multitud de eventos y sucesos que llegaron hasta la primera edición de Juego de tronos en 1996 así como los siguientes volúmenes, pero también otros muchos que desaparecieron en siguientes borradores de la obra y nunca llegaron hasta lo publicado.
Esto no es algo nuevo. Los lectores de El Señor de los Anillos recordarán que Christopher Tolkien, hijo y heredero de los derechos literarios de la obra de su padre, se dedicó a publicar una serie de libros en los que describía a través de borradores originales el proceso de escritura de la obra maestra de J. R. R. Tolkien. Dichos borradores contenían sorpresas tan llamativas como el hecho de que el papel de Trancos-Aragorn lo ocupara originalmente un hobbit aventurero llamado Trotter, o que en un principio Tolkien no considerara un peligro que Frodo se pusiera el Anillo en presencia de los Jinetes Negros. Solo en posteriores reescrituras Tolkien iría puliendo sus ideas originales, modificando estos aspectos hasta llegar a lo que conocemos todos los lectores, y que ahora nos parece tan lógico.
Algo similar ocurre con esta carta. Nos encontramo ante un primer esbozo de lo que George Martin pensaba que haría. Es un plan general de un escritor que, por entonces, no solía planificar al milímetro lo que salía de su pluma. El propio Martin señala en su carta de 1993 que "no suelo bosquejar mis novelas. Pienso que si sé exactamente adonde está yendo un libro, pierdo todo el interés en lo que estoy escribiendo."
La prueba más clara de esta falta de planificación es el hecho de que su idea original fuera escribir una trilogía, formada por Juego de Tronos, Danza de Dragones y Los Vientos de Invierno. Nada más natural en el mundo de la fantasía, debió de pensar George Martin. Este plan de tres volúmenes de unas 700-800 páginas cada uno pronto se vio sobrepasado. Y debió ser muy pronto, porque parte de lo esbozado en la carta ya no se sostiene por los sucesos que ocurren en Choque de Reyes, el segundo tomo de la saga (que Martin ya estaba escribiendo para 1996, si no antes).
Sin embargo, tampoco podemos olvidar que el gran esquema general de la obra que está presente en lo que esboza George Martin en esta carta aún debe mantenerse en pie. Ciertos elementos básicos de lo que quería que fuera Canción de Hielo y Fuego deben ser bastante firmes en el imaginario del escritor. No en vano  señala que "tengo una noción bastante fuerte de la estructura general de la historia que estoy relatando, y el eventual destino de varios de los principales personajes del drama." El problema es dilucidar cuáles de estos elementos siguen siendo inamovibles para George Martin casi 23 años después de que empezara a escribir su saga.
Por ello vamos a analizar un poco más en profundidad lo que podemos sacar en claro de esta reveladora carta.

Las tres tramas principales de Canción de Hielo y Fuego. Si hay algo que parece claro desde el principio del proceso de escritura de la saga es que George Martin quería repartir los escenarios claves de la acción. Según él, en su 'trilogía':
En lineas generales, hay tres conflictos mayores que se pondrán en movimiento en los capítulos que adjunté. Estos van a formar la mayor parte de los hilos argumentativos de la trilogía, mezclándose los unos con los otros en lo que debería ser un complejo pero excitante (espero) tapiz narrativo.
Desde luego, esto es algo que se mantiene en la obra publicada. Las tres tramas principales son: el "juego de tronos" que se desarrolla en los Siete Reinos por el control del Trono de Hierro, la lucha de Daenerys Targaryen por regresar a Poniente y recuperar su reino y, por último, la gran amenaza de los Otros.
En un principio, según la carta, la 'trilogía' original desarrollaría estos temas en cada uno de sus volúmenes: Juego de Tronos nos pondría en la lucha de poder por el Trono de Hierro, Danza de Dragones narraría la invasión dothraki de Poniente, y Los Vientos de Invierno el enfrentamiento final con la gran amenaza de los Otros.
Sin embargo, la extensión de las tramas y la inclusión de nuevos elementos (el papel de los Greyjoy o los Martell, que en la carta no aparecen ni mencionados, o el mantener a Daenerys alejada de Poniente mucho más tiempo de lo que parecía la intención de Martin en 1996) han hecho que el sencillo esquema original sea ampliamente sobrepasado y expandido.
Eso si, en esta carta probablemente tenemos la explicación más clara de George Martin sobre lo que quiere que sea el final de su saga
La batalla final también servirá para atraer y juntar personajes e hilos de las tramas que quedaron sueltos del primer y segundo libro y resolverlos en un gran y enorme clímax.
Dice mucho, sin decir nada. El gran clímax final tiene mucho más que ver con el enfrentamiento con los Otros que con quién se sienta en el Trono de Hierro, algo que la mayoría de los lectores ya sospechamos.



La renovación del género fantástico. Uno de los elementos más interesantes de la carta es que muestra que desde el principio George Martin tenía intención de hacer 'algo diferente' en el género de la fantasía. Reconoce que está escribiendo una novela de "alta fantasía" que formará parte de una "trilogía épica", pero ahí acaban sus concesiones al género. Como él dice:
Los tres libros van a contar con un complejo mosaico de puntos de vista opuestos entre mi variada lista de jugadores. El elenco no siempre va a permanecer igual, viejos personajes van a morir y nuevos van a ser introducidos. Algunas de las fatalidades van a incluir puntos de vista de personajes que creen simpatía. Quiero que el lector sienta que ningún personaje esta completamente seguro ni siquiera aquellos que parecen ser los héroes. El suspenso siempre puede escalar cuando sabes que los personajes pueden morir en cualquier momento.
Martin sabe bien que la fantasía más clásica adolece de ciertos tópicos que han lastrado al género. Nos encontramos con héroes que desde lo más humilde se alzan hasta convertirse en salvadores del mundo, sin que en ningún momento de sus aventuras llegemos a temer realmente por sus vidas o dudemos de que pueden lograr sus objetivos.
George Martin escribe con la intención de crear una historia que enganche al lector y que este en ningún momento deje de leer porque no sabe hacia donde se dirige, y para eso necesita algo que se salga del esquema básico de la fantasía. Y desde un principio tiene muy claro que los grandes sacrificados serán los personajes ("Quiero que el lector sienta que ningún personaje esta completamente seguro ni siquiera aquellos que parecen ser los héroes").
Y eso es porque Martin conoce perfectamente los tópicos de la literatura fantástica, y sabe que los lectores no esperaran que nada malo le ocurra a "aquellos que parecen ser los héroes". Manejando a su antojo las expectativas del lector, Martin crea una historia llena de tensión y giros inesperados, y como quien no quiere la cosa, renueva todo un género.


Personajes intocables. Y sin embargo, la carta demuesta que puede ser que Martin juege con cartas marcadas (como todo escritor con oficio, por otra parte). El escritor norteamericano reconoce tácitamente que hay personajes sacrificables, personajes que aunque el lector asimile que son intocables el escritor ya sabe que van a caer. Y todo para el mejor desarrollo de los verdaderos protagonistas de la "trilogía":
No obstante, cinco personajes principales van a sobrevivir los tres libros creciendo de niños a adultos y cambiando al mundo y a ellos mismos en el proceso, en cierto modo mi trilogía es casi una saga generacional relatando la historia de vida de estos cinco personajes, tres hombres y dos mujeres. Estos cinco personajes son Tyrion Lannister, Daenerys Targaryen y los tres hijos de Invernalia, Arya, Bran y el hijo bastardo, Jon Nieve.
Esta revelación quizá sea la más 'spoileante' de todo lo que nos cuenta Martin. El hecho de que existan una serie de personajes que vayan a sobrevivir hasta el final no debería ser algo impactante, pero en una saga como Canción de Hielo y Fuego así es.
Choque de reyes.
Desde luego, a pesar de los aires renovadores que Martin quiso traer a la literatura fantástica no cabe duda de que tiene que seguir moviéndose dentro de unos mínimos esquemas comunes. Toda historia es la historia de unos personajes, y Martin quiere contarnos una saga generacional en la que podamos ver como crecen una serie de protagonistas desde la infancia-juventud hasta la edad adulta.
La pregunta es si actualmente estos cinco personajes siguen siendo tan intocables como lo eran en la mente de George Martin en 1993. Porque sin duda algunos personajes que en esa época parecían tener menor importancia para el desarrollo de la trama (y se puede hablar de Sansa o Cersei) han cogido actualmente un mayor peso en Canción de Hielo y Fuego, y pueden haber sustituido a alguno de los intocables en la lista de finalistas en A Dream of Spring.
Hay pruebas de que, actualmente, mucho de lo que dice la carta ya no sigue siendo aplicable a Canción de Hielo y Fuego. Por ejemplo, el desarrollo original de la trama en 1993 centrado en ciertas tensiones amorosas más propias del fan-fic que de lo que llegó a escribir Martin posteriormente (como el desconcertante triángulo formado por Jon-Arya-Tyrion) convertía a esto tres personajes en necesarios para el desenlace final.  Sin embargo, la situación que nos dejaba Danza de dragones no indica que este esquema sigua siendo válido, y muchos de los personajes que en 1993 iban a llegar hasta el final de la saga ahora no lo hagan.
Este tema nos lleva a la siguiente cuestión, la pregunta clave que muchos se hacen...


¿Cuánto de todo lo esbozado en la carta se mantiene intacto en la historia final? Lo que preocupa a la mayoría de lectores de la saga es cuanto de lo que Martin nos cuenta en la carta queda en la actual historia. ¿Cuánto de todo lo que pretendía en el año 1993 continúa en la mente de George Martin mientras escribe Vientos de invierno?
Recordemos que es un esbozo cuando apenas lleva 13 capítulos (y 13 capítulos de 1993, muchos más breves que los que escribe ahora como podemos comprobar comparando Juego de tronos con Festín de cuervos o Danza de dragones). Podemos dar por seguro que la trama del primer volumen estaba ya bastante clara en la mente de Martin, y a grandes rasgos concuerda con la versión publicada en 1996:
Tengo bastante clara la idea de cómo se desarrollará en el primer volumen, Juego de Tronos. Me temo que las cosas irán muy mal para los Starks antes de que se pongan mejor. Lord Eddard Stark y su esposa Catelyn Tully estan condenados y van a perecer en las manos de sus enemigos, Ned va a descubrir que le sucedió a su amigo Jon Arryn, pero antes de que pueda actuar al respecto el rey Robert sufrirá un desafortunado accidente y el trono pasará a su brutal y salvaje hijo Joffrey, que sigue siendo un menor. Joffrey no será comprensivo y Ned será acusado de traición, pero antes de ser capturado ayudará a su esposa y a su hija a regresar a Invernalia.
Salvo diferencias menores, Juego de tronos estaba bastante perfilado.
No ocurre lo mismo en cuanto Martin profundiza más en la historia. Sirvan como ejemplo estos fragmentos:

Todo el norte se verá inflamado por la guerra. Robb ganará varias espléndidas victorias mutilando a Joffrey Baratheon en el campo de batalla, pero al final no será capaz de enfrentarse a Jaime y Tyrion Lannister y sus aliados. Robb Stark morirá en batalla y Tyrion Lanister asediará y tomará Invernalia.
Cuando Invernalia sea incinerada, Catelyn Stark será forzada a huir rumbo al Norte con su hijo Bran y su hija Arya perseguidos por jinetes Lannister y buscarán refugio en el Muro, pero los hombres de la Guardia de la Noche dejan de lado a sus familias cuando toman el negro, y Jon y Benjen no son capaces de ayudarlos.
Abandonados por la Guardia de la Noche encontrarán que la única esperanza de seguridad se encuentra más al Norte, Más allá del Muro, donde caerán en las manos de Mance Rayder ,el Rey más allá del Muro, y lograrán tener un terrorífico vislumbre de los inhumanos Otros mientras atacan el campamento salvaje. La magia de Bran, Aguja, la espada de Arya, y la fiereza salvaje de sus lobos huargos les ayudarán a sobrevivir, pero su madre Catelyn morirá a manos de los Otros.

Como vemos, toda esta historia tiene un aire familiar a lo que hemos leído en Choque de reyes o Tormenta de espadas, pero al mismo tiempo es muy diferente. Está claro que con el paso de los años y el proceso de escritura hubo elementos que permanecieron en la mente de Martin pero finalmente evolucionaron hacia cosas totalmente diferentes (como la toma de Invernalia, la muerte de Robb Stark, la huída hacia el Norte de Bran, el Rey más allá del Muro y el ataque de los Otros...).
Esto podría aplicarse al resto de lo narrado en la carta: seguramente habrá fragmentos de lo que falta por contar en los dos libros de la saga que podremos identificar como inspirados por la primera visión de la historia, pero aún así el resultado final será totalmente diferente.
Por ello, aunque sin duda habrá una invasión de los Siete Reinos por Daenerys y los dothrakis, y tendrá lugar un gran enfrentamiento final con la amenaza de los Otros, esto es algo que ya dejan imaginar los libros por si mismos. La carta sirve de confirmación de lo que los lectores ya sospechamos.
Pero esto, claro, solo podremos comprobarlo cuando Canción de Hielo y Fuego esté concluida. Que esperemos que no sea dentro de mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...