viernes, 21 de febrero de 2014

Reseña: Las mentiras de Locke Lamora, de Scott Lynch



SINOPSIS: La vida de un huérfano suele ser dura y breve en Camorr. Sin embargo, con su rápida inteligencia y su innato talento para el robo, Locke Lamora ha evitado la muerte y la esclavitud, para caer en manos de un sacerdote ciego -que ni es sacerdote ni ciego- que transmitirá sus extraordinarias habilidades a su "familia" de huérfanos: los Caballeros Bastardos. Pronto no estará a salvo la riqueza de ningún noble de Camorr, los dominios de Locke, una ciudad de canales, palacios y templos, construida sobre las ruinas de una raza desaparecida. Pero un oscuro personaje acecha y amenaza con desencadenar una guerra por el control de los bajos fondos de la ciudad. Atrapados en un juego mortal, el ingenio y la lealtad de Locke y sus amigos serán sometidos a prueba en su lucha por la vida…

RESEÑA: No todas las historias de fantasía tienen que recurrir a los clichés más extendidos del género, muchos de ellos ya bastante desgastados y añejos para el siglo XXI, basados en el joven humilde que parte para salvar a su mundo de la maléfica fuerza oscura de turno. De vez en cuando algún escritor decide que las mejores historias son las más simples. Scott Lynch es uno de estos últimos tipos, que allá por 2004 debutó con la novela Las mentiras de Locke Lamora, primera parte de una ambiciosa saga (pretende que tenga siete volúmenes) titulada genéricamente Crónicas de los Caballeros Bastardos. Lynch escoge como protagonistas de su obra a una banda de ladrones de los bajos fondos de Camorr, una apabullante ciudad llena de nobles y mercaderes construida sobre las ruinas de una antigua y desconocida civilización. Pero los ladrones de Lynch no son ladrones cualesquiera, son los Caballeros Bastardos que se dedican a estafar y engañar a ricos nobles de una manera casi artística, a través de enrevesadas maquinaciones que serían capaces de confundir al mismísimo Tyrion Lannister.
Haciéndose pasar por simples servidores de uno de los múltiples templos que pueblan las calles y canales de Camorr, los Caballeros Bastardos fueron entrenados a conciencia por el padre Cadenas, convirtiéndose en expertos en disfraces, religiones, ciencias, armas y todo tipo de añagazas. Sin embargo, una vez convertidos en los ladrones más habilidosos de toda Camorr tendrán que enfrentarse a un terrible enemigo: el misterioso Rey Gris.
La ciudad de Camorr, el escenario de todas las aventuras de la novela, es un lugar casi mágico con sus enormes estructuras de cristal construidas por una civilización ya desaparecida de la que nadie sabe nada. Además Camorr es una ciudad portuaria construida sobre multitud de islas conectadas por puentes y canales, por las que se mueven sus habitantes en barcas cual una Venecia fantástica. El propio ambiente de la ciudad es uno de los grandes protagonistas de la novela, maravillosamente descrito por Lynch.
El autor logra explotar bien los enormes contrastes que existen en la ciudad entre la vida de las clases sociales más elevadas (con sus enormes palacios, vestidos de la mejor calidad y fiestas llenas de riqueza) y los más desfavorecidos (en su mundo de tabernas de mala muerte y callejones oscuros y peligrosos). Lynch nos lleva por calles y canales, por sus grandes fortalezas nobiliarias, nos da a conocer a sus mercaderes, sus innumerables negocios y su moda lujosa y colorida, elementos todos que nos recuerdan claramente a las ciudades italianas del renacimiento, pero aun así Scott Lynch logra construir un mundo fantástico propio con multitud de detalles que le dan color y viveza a la historia.
Pero donde de verdad disfruta el escritor americano es al sumergirnos en el sub-mundo de los ladrones y criminales de Camorr, sus diversas sociedades delictivas (todas al servicio del todopoderoso Capa, una especie de “padrino” de Camorr) y la forma en que se las apañan para esquivar la ley; un mundo donde solo se puede sobrevivir a costa del engaño, y donde el que no lo consigue acaba pasto de los tiburones.
Sin ninguna duda el gran rey de la función en este mundo es el huérfano Locke Lamora, que desde pequeño demuestra tener una inteligencia descomunal para la vida delictiva. Es el maestro del engaño, pero todo lo hace simplemente para demostrar su gran habilidad y para compartir sus beneficios con su única familia: los Caballeros Bastardos. Sin embargo el juego de los engaños se volverá mortal con la aparición del Rey Gris, una siniestra figura que se cruzará en el camino de todos los habitantes de los bajos fondos de Camorr, y Locke tendrá que echar mano de todas sus habilidades para que los Caballeros Bastardos sigan con vida.

Lynch maneja de una manera excelente los múltiples hilos de la historia que tiene entre manos y los diversos giros de guión que se producen a lo largo de la narración nos aseguran quedarnos con cara de sorpresa en más de una ocasión. Porque si algo abundan en la novela son los engaños y las mentiras, de todos y cada uno de los personajes. Aquí nadie escapa al engaño; no en vano nos movemos entre criminales, no nos engañemos.
Si hay algo que no me ha acabado de convencer de la novela es la forma que tiene Scott Lynch de contar la historia pasada, introduciendo al final de cada capítulo flashback explicativos sobre distintos momentos de la vida anterior de los Caballeros Bastardos. Cierto que los flashback aportan datos interesantes sobre Locke Lamora, Jean Tannen o la vida en Camorr, pero entorpecen el desarrollo natural de la historia actual, ya que rompe repetidas veces el ritmo cuando las cosas están más interesantes. A mí, al menos, se me hicieron bastante pesados a pesar de su importancia en toda la trama.
Aunque Las mentiras de Locke Lamora es el inicio de una saga que pretende llegar a los siete libros (aunque Lynch solo ha escrito tres hasta el momento y solo los dos primeros han sido traducidos al español) se puede leer como obra independiente con un final bastante cerrado. Puede ser considerada una novela de aventuras bastante entretenida aunque sin obviar el ambiente de fantasía que recorre todas y cada una de sus páginas, con unos diálogos llenos de humor, crueldad e ingenio y donde nadie es lo que parece ser.

1 comentario:

  1. Tal como dices, es un libro bastante entretenido. Lo estoy leyendo y voy por la cuarta parte. Es un buen blog el que tienes. Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...